Cáncer de piel más frecuente en México

Carcinoma Basocelular

Cáncer de piel más frecuente en México

El cáncer de piel se encuentra dentro de los tres tumores malignos más frecuentes en México. Los reportes epidemiológicos registran más de 13,000 casos nuevos anualmente; y de estos, el carcinoma basocelular representa el 80%. Este tumor maligno se origina de las células basales de la epidermis (piel superficial) y se caracteriza por tener un crecimiento lento. Aunque rara vez produce metástasis (diseminación a otros órganos), tiene una capacidad destructiva local importante, por lo cual puede comprometer áreas extensas de tejido y generar deformidad estética, en especial cuando éste se localiza en la cara.

El carcinógeno medioambiental más importante para el desarrollo de cáncer basocelular es la luz solar. Es por eso que se presenta, en la mayoría de las ocasiones, en áreas de piel expuestas al sol como son cabeza y cuello (80%). Su frecuencia es mayor en hombres y, no obstante que la edad más usual de aparición es después de los 60 años, hoy en día no es raro encontrarlo también en adultos jóvenes. Esto se debe a que más del 70% del acúmulo de radiación ultravioleta ocurre en los primeros 20 años de vida (niñez y adolescencia). Y es posible que esta incidencia está en gran medida ocasionada por el bajo uso de protectores solares. Otros factores de riesgo que influyen para el desarrollo de carcinoma basocelular son los siguientes:

  • Presencia de piel, ojos y/o cabello claro (las pieles oscuras también lo desarrollan)
  • Presencia de pecas
  • Antecedentes de quemaduras o bronceados solares en la infancia o adolescencia
  • Cicatrices de quemaduras y/o úlceras crónicas
  • Exposición a radiación ionizante (radioterapia)
  • Coexistencia de síndromes genéticos (xeroderma pigmentoso, albinismo o síndrome de gorlin, bazex y de rombo)

Clínicamente, el carcinoma basocelular puede presentarse en las siguientes formas:

  • Lesión de color piel o ligeramente rosada, umbilicada con vasos sanguíneos pequeños (también puede ser color café o negro)
  • Lesión con costras en su superficie que no se curan (asintomática en la mayoría de los casos)
  • Lesión blanquecina o amarillenta con apariencia de cicatriz, de consistencia firme y en ocasiones mal delimitada

El tratamiento más utilizado para el carcinoma basocelular es la resección quirúrgica. Ésta tiene como objetivo eliminar el tumor con las menores secuelas estéticas y funcionales. El tumor es resecado junto con un margen de seguridad de tejido de piel sana. Este margen quirúrgico tanto en las porciones laterales como en el lecho del tumor es examinado transoperatoriamente (cirugía de mohs) o postoperatoriamente (cirugía convencional) para garantizar la resección total.

También existen otras opciones de tratamientos aceptados actualmente para tumores muy grandes o que por algún motivo la opción quirúrgica no sea la mejor alternativa. Dentro de estos se incluyen tratamientos tópicos (inmunomoduladores), modalidades ablativas (curetaje, criocirugía) y radioterapia. En general, la evaluación integral del paciente y del tumor es
la mejor manera para seleccionar la modalidad del tratamiento más apropiada.

El pronóstico de este padecimiento está basado, al momento de su detección, en ciertas características propias del tumor: tamaño y localización, tipo histológico, recurrencia tumoral, falla a tratamientos previos y estado inmunológico del paciente.

cancer-piel-uno

Entre las medidas preventivas se encuentran las siguientes:

  • Evitar la exposición solar entre las 11 y 15 horas del día, especialmente durante la infancia y adolescencia
  • Utilizar protector solar con factor de protección solar (FPS) superior a 30, y volverlo aplicar cada 4 horas en horario de sol
  • Utilizar gorras, sombreros, sombrillas y ropa de manga larga si se va a estar en actividades físicas bajo el sol
  • No hacer uso de cámaras de bronceado, especialmente aquellas personas de piel blanca, ojos claros y/o cabello claro
  • Acudir con un dermatólogo ante la presencia de toda lesión, especialmente en partes del cuerpo expuestas al sol, que tenga las características clínicas antes mencionadas

El carcinoma basocelular es un tumor prevenible, detectable y curable a tiempo. Cuida tu piel y protege tu vida.


Dra. Mildreth Amelyn Cid Garza
Dermatóloga
(CED. 5599043)
mildrethcid@gmail.com


Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*