Cinco enfermedades benignas y comunes de la región anal

La proctología es la subespecialidad médica que engloba el estudio de patologías de la región perianal, canal anal y recto. La dermatología juega un papel importante toda vez que enfermedades inflamatorias, infecciosas, de transmisión sexual, así como tumores y sus precursores recaen en la competencia del dermatólogo. Dentro de las enfermedades benignas y comunes destacamos: las hemorroides, fisuras, abscesos, fístulas y quiste pilonidal. 

Hemorroides

La enfermedad hemorroidal, consiste en el desplazamiento de los cojinetes anales hacia abajo con dilatación de los vasos y prolapso, lo cual puede provocar sangrado, trombosis o ambos. Estos generalmente, se desarrollan cuando los tejidos de soporte del canal anal se deterioran por una presión excesiva (estreñimiento, estar sentado por largos periodos, embarazo, obesidad, entre otros factores). Las hemorroides raramente son dolorosas a menos que estén trombosadas. La trombosis, por lo general se presenta como una masa dolorosa anal que ha estado presente por menos de 48 horas. En este caso la incisión y drenaje con aplicación de anestesia local proporcionan un alivio significativo al dolor.

Fisuras

Las fisuras anales, resultan del aumento de la presión y tono del esfínter anal asociado a una pobre perfusión sanguínea de la región. La presentación típica es dolor anal severo después de la defecación. El diagnóstico, a menudo se hace a partir de una historia clínica y un examen físico cuidadoso. El tratamiento de las fisuras anales esta dirigido a reducir la presión del canal anal y aumento del flujo sanguíneo del área a partir de medicamentos aplicados o cirugía.

Absceso

Los abscesos anorrectales, corresponden a colecciones de pus que son comúnmente por una infección del tejido criptoglandular de la región perianal. Los síntomas más comúnmente asociados son enrojecimiento, calor o aumento de la temperatura de la región, y dolor a la palpación. El tratamiento estándar es el drenaje del absceso.

Fístula

Las fístulas anales están estrechamente correlacionadas con los abscesos anales, bien podríamos decir que el absceso corresponde a la forma aguda, y la cronicidad conlleva a la formación de fístulas, las cuales son tractos tortuosos por debajo de la piel con apertura y drenaje que no sanan. El tratamiento de las fístulas es quirúrgico y es llamado fistulectomía.

Quiste pilonidal

El quiste pilonidal consiste en un “saco cerrado” que por lo general se encuentra en la parte superior del pliegue que divide las nalgas. En su etapa temprana puede presentarse como celulitis (infección de la piel y tejido subcutáneo) que surge a partir de la ruptura de un folículo capilar. Lo anterior, progresa a un absceso doloroso y fluctuante, que en la etapa crónica puede conllevar a la formación de tractos sinuosos o fístulas. El tratamiento es quirúrgico.

Las enfermedades benignas de la región anal pueden presentarse con una variedad de síntomas, que van desde comezón, dolor hasta sangrado. Ante tan florido rango de síntomas es necesario identificar de aquellas patologías benignas de las malignas. La valoración médica apropiada puede orientar hacia un diagnóstico, referencia y tratamiento adecuado y temprano.


Dr. Manuel Soria Orozco

Dermatólogo

(CED. PROF. 8148410)
tel. 4441-112095

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*