¿Hongos en las uñas?

Existen varios tipos de onicomicosis, que se dividen según la afección del hongo en la uña

Hace días, asistí a un baño de vapor; al descalzarme, junto a un grupo de compañeros, observe que varios de  ellos tenían en las uñas de sus pies cambios de color, engrosamiento e incluso desmoronamiento de las mismas. En ese momento, surgió de mí un comentario que causó el silencio en todos los presentes: ¡Hongos en las uñas!  Uno de ellos, al darse cuenta que yo conocía del tema, me pregunto que podía comentar sobre eso.

Las onicomicosis son las infecciones de las uñas de pies y manos producidas por hongos de tres tipos: dermatofitos (75 al 80%), levaduras (10 al 15%) y mohos (3 al 5%), se caracterizan por presentar cambios de color que pueden ser blanco (leuconiquia), amarillo (xantoniquia), café o negro (melanoniquia), verde (coiloniquia) o combinación de ellos.

También, presentan levantamiento de la lámina ungueal en su parte distal (onicolisis), engrosamiento (onicomicosis), fragilidad (onicorrexis), entre otros.

Existen varios tipos de onicomicosis, que se dividen según la afección del hongo en la uña.

¿Cómo se adquiere la infección?
Se pueden dar de tres maneras:

  • De persona a persona, cuando nos prestan calzado, corta uñas, calcetines o toallas o por autoinoculación, es decir que tengamos pie de atleta.
  • Del suelo a personas, al estar descalzos en baños públicos o albercas
  • De los animales a personas, cuando tocamos animales enfermos por hongos o cuando los mismos dejan pelaje en casa o lugares que frecuentamos.

Sin embargo, lo que más refieren los pacientes es que, después de algún golpe (traumatismo) se levanta la uña y posteriormente se cae y crece con el hongo.  

Para un adecuado tratamiento, es importante un buen diagnóstico con tu dermatólogo, ya que existen otras alteraciones de las uñas que pueden simular una onicomicosis y no serlo, por ejemplo: psoriasis, liquen, uñas enterradas (onicocriptosis), onicofagia (hábito de morderse o comerse las uñas), traumatismos que alteran la morfología, etc.

Desde el punto de vista del laboratorio, existe un estudio llamado micológico para diagnosticar una infección de las uñas por hongos, el cual consiste en tomar una muestra de las escamas donde la uña está enferma, con una cucharilla (legra ungueal) o portaobjetos y se van depositando en una caja de petri estéril. Posteriormente, se hace con las escamas un examen directo con KOH (hidróxido de potasio) y se busca al microscopio óptico los posibles hongos que puedan estar presentes. Otra parte de las escamas se introducen a un medio de cultivo y se espera, según sea el caso de 7 a 15 días en promedio, para ver si existe desarrollo de hongos.

Una vez determinado el hongo responsable de la onicomicosis, el tipo de onicomicosis, el número de uñas afectadas y las condiciones médicas del paciente, el Dermatólogo podrá con una mayor certeza proporcionar el tratamiento más adecuado para cada caso.

Cabe mencionar que el estudio micológico no es doloroso, ya que varios pacientes llegan al laboratorio preocupados. Por otra parte, si el estudio resulta negativo, es necesario hacer un segundo exámen a sugerencia del médico para la confirmación del mismo.

M. en C. Jorge Mayorga
Biólogo
Tel. 3615 – 5398 / 3616 – 5803
jormayo64@yahoo.com.mx

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*