Queilitis.

La queilitis es una inflamación que puede afectar el labio superior o inferior y algunas veces la piel que rodea los labios.

Dependiendo de la evolución, puede dividirse en aguda o crónica.

Existen múltiples causas de queilitis dentro de las cuales se encuentran las siguientes:

INDUCIDA POR EL CLIMA

El frío y el aire son dos factores que frecuentemente inflaman los labios. En un intento de “humectar”, los pacientes muchas veces humedecen los labios con saliva, lo cual empeora el problema ya que puede ocasionar una infección secundaria.

ALÉRGICA

Secundaria al contacto con una sustancia irritante. Se puede presentar de distintas formas de acuerdo a la evolución. En casos agudos se caracteriza por enrojecimiento, aumento de volumen y vesículas. En los cuadros crónicos los labios se tornan secos y puede haber fisuras. En algunos casos las pruebas de parche pueden ser útiles para identificar el agente causal.

TRAUMÁTICA

Secundaria al hábito de chupar los labios de forma constante, lo que ocasiona inflamación de los bordes de los labios y la piel que la rodea.

ACTINICA CRÓNICA

Dentro de los más afectados por este tipo de queilitis se encuentran los hombres de 50 años que trabajaron durante su juventud al aire libre y tuvieron una exposición solar crónica. El área de predominio es el labio inferior al ser el más expuesto a la radiación ultravioleta. Los signos consisten en costras, fisuras, erosiones, atrofia del labio y se pierde el límite entre el labio y la piel. Este tipo de queilitis debe ser tratada por su riesgo potencial a desarrollar transformación maligna.

ACTÍNICA AGUDA

Se trata de una inflamación dolorosa, que afecta predominantemente el labio inferior y que a diferencia de la anterior, es una respuesta secundaria a una exposición solar intensa. Los pacientes suelen presentar enrojecimiento y aumento de volumen, en algunos casos formación de vesículas o ampollas.

CÁUSTICA

Secundaria a la aplicación de algún agente irritante. Los pacientes manifiestan dolor y las lesiones se encuentran limitadas al área que estuvo en contacto con el agente.

ATÓPICA

Generalmente se presenta enrojecimiento y descamación de los labios con fisuras en las comisuras, asociado a comezón sobre todo en pacientes con dermatitis atópica.

INMUNO-ALÉRGICA

Algunas infecciones y medicamentos pueden presentarse asociadas a manifestaciones sistémicas.

INDUCIDA POR MEDICAMENTOS

Un ejemplo son los retinoides vía oral, que tienen como principal efecto adverso la presencia de queilitis descamativa.

INFECCIOSA

Puede ser secundaria a virus como el herpes, bacterias como estreptococo, hongos como cándida y parásitos como leishmania.

GLANDULAR

Se trata de una inflamación crónica que afecta principalmente el labio inferior que se manifiesta como aumento de volumen y al presionar el labio aparecen gotas de saliva.

GRANULOMATOSA

Inflamación que puede afectar uno o ambos labios y generalmente se encuentra asociada a condiciones tales como sarcoidosis, enfermedad de Crohn y tuberculosis.

POR DÉFICIT NUTRICIONAL

Secundaria a deficiencias nutricionales severas de vitaminas como B2, B9, B12 Y C.

ENFERMEDADES AUTOINMUNES

Por ejemplo: lupus, liquen y pénfigo.

La mayoría de las queilitis se manifiestan de formas similares por lo cual es importante acudir a su médico ya que existen algunos signos asociados que pueden ayudar al diagnóstico diferencial.

En la mayor parte de los casos el diagnóstico se realizará en base a una historia clínica completa, sin embargo, en caso de ser necesario se solicitará algún estudio adicional.

La recomendación es no automedicarse ya que podría empeorar el cuadro.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*