Tratamientos de hongos en la uña con láser

La infección de uñas por hongos se conoce como onicomicosis. El diagnóstico habitualmente se confirma mediante un estudio y cultivo micológico.

El objetivo del tratamiento de la infección en las uñas es eliminar el hongo causante y recobrar la integridad de la uña conforme ésta crece. Este proceso es tardado ya que las uñas de las manos crecen en promedio 2 a 3 mm al mes y las de los pies 1 a 2 mm al mes. En términos médicos, la respuesta al tratamiento se mide en cura micológica (que el cultivo se encuentre negativo), cura clínica (que la uña se vea completamente normal) y cura completa (la suma de cura micológica y cura clínica).

En ocasiones la cura clínica no es posible cuando hay onicomicosis severa, enfermedades agregadas de la uña, inmunosupresión o algún traumatismo fuerte previo en la uña que haya resultado en daño permanente.

El tratamiento de primera línea de la onicomicosis continúa siendo los antimicóticos orales (p ej. terbinafina, itraconazol), sin embargo siempre el tratamiento debe ser individualizado con base en el grado de involucro de las uñas, el hongo infectante, enfermedades del paciente, medicamentos concomitantes, costo y preferencias.

Los láseres ejercen su efecto antimicótico por medio del calentamiento del hongo que finalmente lo elimina. Varios tipos de láser se han utilizado con este propósito, entre ellos el láser QS-Nd:YAG, láser diodo y láser CO2 fraccionado. En general, el uso de láser en monoterapia requeriría múltiples sesiones y por lo tanto una duración larga del tratamiento, además de costos aumentados en comparación con los antimicóticos y resultados menos favorecedores. En particular, cuando se ha usado como monoterapia, el láser sólo mejora temporalmente las características cosméticas de la uña, pero no provee una cura micológica. Por estas razones la terapia láser para onicomicosis no se considera un tratamiento de primera línea.

Sin embargo, actualmente su uso potencial radica en la posibilidad de utilizarse en conjunto con el trata- miento convencional para favorecer las probabilidades de cura. Por ejemplo, en un estudio se comparó la eficacia del láser Nd:YAG en combinación con itraconazol oral versus itraconazol oral solo, y se concluyó que la respuesta clínica tiende a ser mejor en la terapia combinada versus la monoterapia.

Por otro lado, en pacientes con onicomicosis que además tienen enfermedades o utilizan fármacos que impidan el uso de antimicóticos orales, el uso de láser de CO2 o Nd:YAG en combinación con terapia antifúngica tópica puede ser una buena alternativa.

En general, la evidencia científica actual muestra que, si bien los láseres no son la terapia de primera línea para onicomicosis, pueden ser una alternativa para quienes no son candidatos a la terapia convencional o incluso fungir como tratamiento complementario en casos seleccionados.

REFERENCIAS
• Lipner SR, Scher RK. Onychomycosis: Treatment and prevention of recurrence. J Am Acad Dermatol. 2019 Apr;80(4):853- 867.

• Hamed Khater M, Khattab FM. Combined long-pulsed Nd-Yag laser and itraconazole versus itraconazole alone in the treatment of onychomycosis nails. J Dermatolog Treat. 2020 Jun;31(4):406- 409.

 

Dra. Kenia Yolanda Lepe Moreno
Dermatóloga
(CED. prof. 9812613)

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*