CUIDADO de las manos

Según Aristóteles, «las manos son el instrumento de los instrumentos, instrumento del cerebro, la parte más útil del cuerpo y una estructura perfectamente adaptada a sus funciones”.

La piel de la palma de la mano es resistente, pero la del dorso es fina y con escasas glándulas sebáceas, lo que provoca en su estructura fragilidad. Además, la piel se encuentra expuesta a la influencia del medio ambiente (sol, agua, viento, temperatura, detergentes, golpes) volviéndose frágil y delicada.

Las manos son un claro indicativo de la verdadera edad debido a que son las primeras en delatar los signos del envejecimiento natural: pierden elasticidad, grasa y densidad, lo que genera una apariencia esquelética. Además comienzan a mostrar los efectos del daño so- lar con manchas oscuras.

A pesar de ser un elemento clave en nuestro rol personal, profesional y social, suelen quedar olvidadas o poco priorizadas en las rutinas del cuidado corporal. Por ello, mantenerlas cuidadas y en óptimas condiciones resulta clave para mantener su correcto estado de salud y funcionalidad.

Actualmente existen múltiples productos destinados al cuidado higiénico, estético, reparador y protector de las manos que garantizan que con constancia y mínimo esfuerzo, tanto hombres como mujeres pueden lucir unas manos sanas y cuidadas.

Prevención

• Limpieza: el lavado de manos es totalmente higiénico; se debe repetir en múltiples ocasiones para eliminar la suciedad. Se recomiendan jabones suaves, no irritantes (syndet).

• Hidratación: es imprescindible hidratarlas más de dos veces al día desde la punta de los dedos hasta el antebrazo, se pueden utilizar cremas con glicerina.

• Protección: la mejor protección es la mecánica (como el uso de guantes de algodón), sin embargo, en múltiples ocasiones pueden ser estorbosos, por lo que se pueden utilizar protectores solares en crema con una aplicación cada cuatro horas.

Cuidados específicos – Corrección

• Pigmentación (Manchas Oscuras).
• Cremas Despigmentantes.
• Luz pulsada intensa.
• Peeling TCA.
• Crioterapia.
• Láser Nd:YAG.

Pérdida de densidad

• Relleno Acido hialurónico.
• Pérdida de elasticidad, flacidez. • Cremas anti-age.
• Luz pulsada intensa.
• Luz LED.
• Plasma Rico en Plaquetas.
• Láser Erbium.

Recomendaciones

1.- No se recomienda el uso rutinario de gel antibacterial en personas con piel muy sensible o irritada. Para ser efectivos, estos geles contienen 60-80% de alcohol, provocando que la piel se deshidrate y reseque.
2.- No automedicarse: puede ser contraproducente.
3.- Acudir con el dermatólogo.

 

Dra. Minerva E. Vázquez Huerta
DERMATOLOGÍA
(CED. prof. 9007429)
Dermacenter
minivaz8@gmail.com

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*