ESCORBUTO ¿Aún hay casos?

ESCORBUTO ¿Aún hay casos?

El escorbuto es una enfermedad causada por el déficit de ácido ascórbico o vitamina C. Esta vitamina se encuentra principalmente en frutas y verduras, siendo necesaria para la síntesis de colágeno en distintos tejidos como la piel, anexos, mucosas, vasos sanguíneos, dientes y huesos. El escorbuto fue históricamente asociado a largos viajes en barco en los cuales la tripulación no tenía acceso a frutas, por lo que gran parte de la misma desarrollaba esta enfermedad. En la actualidad es una entidad poco frecuente, sin embargo, existen factores de riesgo que pueden predisponer a esta enfermedad.

El ácido ascorbico es una vitamina que el ser humano no puede sintetizar, por lo que se necesita ingerir a través del contenido de los alimentos, como frutas (naranjas, limones, limas, toronja) y verduras (espinacas, brócoli, tomates, pimientos, papa). Ademas la preparación de los alimentos, es decir, hervir o cocinar estas verduras reduce su valor nutricional al ser una vitamina termosensible.

Como se mencionó anteriormente la vitamina C tiene múltiples funciones en el organismo dentro de las cuales destacan la biosíntesis del colágeno en los distintos tejidos del cuerpo, interviene en la cicatrización de heridas, quemaduras, asi como en la producción de hormonas, en la biosíntesis de carnitina y promueve la absorción del hierro.

Dentro de los factores de riesgo para desarrollar esta enfermedad en la actualidad se encuentran los siguientes:

• Personas en situación de calle, que no tienen acceso a frutas y vegetales.
• Alcoholismo.
• Lactantes menores de un año alimentados con leches de baja calidad.
• Personas mayores.
• Tabaquismo.
• Autismo y parálisis cerebral infantil.
• Personas con desordenes alimenticios (anorexia y bulimia).
• Personas con dietas restrictivas.
• Individuos con enfermedad inflamatoria intestinal.
• Personas alérgicas a las frutas.
• Personas con altos requerimientos de vitamina C como los diabéticos tipo l, fumadores o que tomen anticonceptivos orales.
• Hígado graso no alcohólico.

Los requerimientos diarios de vitamina C recomendados por la Organización Mundial de la Salud son de entre 30 y 60 mg, aunque con 10 mg puede evitarse el escorbuto. El consumo de 5 raciones de frutas y verduras al día aportan una cantidad al día superior a 60mg/día. Las reservas de esta vitamina suelen depletarse cuatro a 12 semanas después de la disminución de la ingesta.

La clínica del escorbuto es variada y se puede manifestar como cansancio, depresión, intolerancia al ejercicio, manifestaciones cutáneas como equimosis, petequias, hematomas, hemorragias y edema de piernas. Pueden aparecer también pápulas hiperqueratósicas foliculares y alteraciones de la morfología del pelo (pelo en sacacorchos o ensortijado). Las encías pueden inflamarse, sangrar e incluso perder piezas dentarias. En los niños las manifestaciones óseas son muy frecuentes apareciendo cojera y dolores óseos.

Con un tratamiento adecuado, las hemorragias se controlan en menos de 24 horas, la anorexia, el dolor y el cansancio desaparecen dentro de las 48 horas, y las lesiones purpúricas desaparecen de 2 a 4 semanas. Excepto por la pérdida dentaria, no hay daño permanente. Ademas es conveniente investigar en este tipo de pacientes alguna deficiencia vitaminica concomitante al ser una deficiencia relacionada a una pobre ingesta de ciertos alimentos.

Es importante mencionar que la suplementación con vitaminas debe ser indicada solo en caso de aumento de los requerimientos del paciente o en caso de deficit, ya que la suplementación desmedida de vitamina C , no es inocua, debido a que se ha relacionado a un aumento en la excreción de oxalato de calcio en orina , es decir, puede predisponer a la formación de litos ( piedras) a nivel renal. Consulta a tu medico y no te automediques.

 

 

Dra. Clara Madrid Carrillo
Dermatóloga
(CED. prof. 8968271)
Dermacenter
clara_x89@hotmail.com

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*