¿Qué son los medicamentos biológicos?

Un fármaco biológico es un medicamento creado por ingeniería genética, con un proceso de fabricación muy complejo y costoso, que actúa sobre el sistema inmunitario, o sea que actúa sobre las células del organismo que producen la enfermedad. Este fármaco actúa directamente sobre la enfermedad para frenarla.

Este grupo de medicamentos actúan específicamente bloqueando diferentes moléculas que intervienen en la inflamación, enfocado principalmente para aliviar los síntomas de algunos trastornos autoinmunes (enfermedades en las cuales el sistema inmunológico ataca partes saludables del cuerpo y causa dolor, hin- chazón y daño) incluyendo:

• Artritis reumatoide (una afección en la que el cuerpo ataca sus propias articulaciones, y ocasiona dolor, hinchazón y pérdida de la función).

• Enfermedad de Crohn (una afección en la cual el cuerpo ataca el recubrimiento del tracto digestivo, y causa dolor, diarrea, pérdida de peso y fiebre) que no mejora cuando se trata con otros medicamentos en adultos y niños de seis años de edad y mayores.

• Colitis ulcerativa (una afección que provoca inflamación y lesiones en el recubrimiento del colon [intestino grueso] y el recto) cuando otros medicamentos y tratamientos no ayudaron o no fueron tolerados en adultos y niños de cinco años de edad y mayores.

• Espondilitis anquilosante (una afección en la cual el cuerpo ataca las uniones de la columna vertebral y otras áreas causando dolor y daño a las uniones) en adultos.

• Artritis psoriásica (una afección que provoca dolor e inflamación de las articulaciones y escamas en la piel) en adultos.

• Hidradenitis supurativa (una enfermedad de la piel que causa protuberancias como espinillas en las axilas, la ingle y el área del ano) en adultos y niños de 12 años de edad y mayores.

• Uveítis (hinchazón e inflamación de diferentes áreas del ojo) en los adultos y niños de dos años de edad y mayores.

• Placa psoriásica crónica (una enfermedad de la piel en la cual se forman parches rojos y escamosos en algunas áreas del cuerpo) en adultos.

En el ámbito de la dermatología principalmente se usa para dos patologías en particular: Psoriasis y dermartitis atópica, sin embargo, en otras especialidades se usan incluso en patologías tumorales.

Estos fármacos aportan la ventaja que son tratamientos dirigidos, es decir tienen una mayor selectividad por las células que ocasionan la patología, generando así respuestas más rápidas de tratamiento, así como una mejoría sostenida. Sin embargo, debe ser evaluado cada paciente previamente por medio de historia clínica completa, estudios sanguíneos y estudios radiográficos para valorar si es candidato o no al trata- miento, así como valorar los riesgos y beneficios de otorgar el tratamiento.

 

 

Dra. Ilse Meyer Nava
Dermatóloga
(CED. prof. 8985949)
Dermacenter
Ilse_meyer_n@hotmail.com

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*