Restauración capilar

Alopecia o calvicie, como comúnmente se refiere a la pérdida de pelo, puede ser temporal o definitiva, general o parcial, y tiene su origen en distintas causas.

Habitualmente con fines de abordaje terapéutico se clasifica en cicatrizal (hay destrucción permanente de folículos) y no cicatrizal (los folículos son viables). Dentro de las alopecias cicatrizales encontramos: lupus cutáneo, liquen planopilar y foliculitis decalvante. En las alopecias de tipo no cicatrizal encontramos: alopecia androgenética, efluvio telógeno, alopecia areata y otras (infecciosas, déficit nutricional).

La variedad más frecuente de alopecia es la androgenética, ya sea de patrón femenino (FAGA) o masculino (MAGA). Este tipo de alopecia se debe a un aumento de la acción de las hormonas masculinas o andrógenos sobre ciertas áreas del cuero cabelludo predispuestas genéticamente a la afección. Provoca miniaturización del folículo piloso que va decreciendo de tamaño hasta que se produce la atrofia total con la consiguiente pérdida del pelo.

Es de gran importancia el abordaje terapéutico en la inhibición de la enzima α5-reductasa que es la causante de convertir la testosterona a dihidrotestosterona y ésta a su vez causa la miniaturización, así mismo, el minoxidil del 5% o más que ejerce un efecto vasodilatador, favoreciendo el flujo sanguíneo capilar. Sin embargo habrá casos que requieran un abordaje quirúrgico en la restauración capilar, se trata de ciertos tipos de AGA en los que hay cierre permanente de las aperturas foliculares o en algunos casos de alopecia cicatrizal, cuya enfermedad de base esta estable.

El trasplante capilar consiste en obtener pelo de la cabeza, de zonas que son resistentes a factores genéticos y hormonales, tal como la región de la nuca y zonas laterales; con esto el pelo trasplantado difícil- mente se caerá.

Existen dos técnicas principales de trasplante de pelo:

1. Trasplante de Unidad Folicular (FUT) o técnica de la tira. Consiste en obtener un fragmento de piel de aproximadamente 0.5 x 10 cm, de la región de la nuca, mismo que debe ser meticulosamente seccionado para obtener cada pelo.

2. Trasplante por Extracción de Unidades Foliculares (FUE). Consiste en extraer pelo por pelo de la zona de la nuca mediante un dispositivo ex profeso para ello, para después clasificarlos e implantarlos en la región deseada.

Aunque ambas poseen diferencias notorias, el resto del procedimiento es muy similar.

En los dos casos se inicia con el diseño y tipo de tras- plante, tomando en cuenta diversos factores, como edad, sexo, densidad y calidad del pelo. Luego se aplica anestesia local. Se hace la extracción de pelos de la zona donadora, ya sea con bisturí en tira o con un micromotor en FUE. En el caso de la tira hay que separar con ayuda de un microscopio, sin trozar los folículos.

La correcta clasificación de las unidades foliculares es muy importante, ya que es el momento en que se separan los pelos, dependiendo sus características, pues algunos son especialmente útiles para ciertas zonas. Por último, se implanta pelo por pelo en la zona receptora, este es el punto más importante del trasplante, ya que se requiere de conocimientos de anatomía y un sentido artístico para poder ofrecer resultados naturales.

Es importante mencionar que la aplicación de estas técnicas de trasplante va más allá de la alopecia en cuero cabelludo, pues también se pueden utilizar para implantar ceja, barba o zonas de cicatrices don- de se cayó el pelo.

Aunque podría decirse que es mejor la técnica FUE, existen situaciones en las que se recomienda la otra técnica (FUT), así que ambas se seguirán utilizando dependiendo de cada caso en particular.

Para alcanzar un aspecto natural con un mínimo de efectos indeseados, será siempre recomendado realizarlo por médicos especialistas debidamente certificados y capacitados.

Dr. Juan Basilio López Zaldo
Dermatólogo y Cirujano Dermatólogo
(CED.prof.7157462 ced.esp.10047697)
Dermacenter
jlopezzaldo@gmail.com

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*