Tumores de la piel más frecuentes en la infancia

Al escuchar la palabra “tumor” se genera en nuestro cuerpo usualmente sentimiento de angustia o temor, y más aún si se trata de un tumor en nuestros hijos. El término “tumor de piel” se utiliza por los médicos para describir una “bola”, “masa” o una nueva lesión que deriva de la piel y en la mayoría de los casos en los niños son de características benignas.

La probabilidad de que una lesión sea maligna es muy baja, sólo entre el 1 al 2%; por lo tanto, muy raramente algunos tumores de presentación en esta etapa pediátrica pueden ser cancerígenos o tener el potencial de degenerar a malignidad. Algunos tumores cutáneos son congénitos, están presentes desde el nacimiento o aparecen de forma un poco retardada en la adolescencia. De tal manera que en este artículo describiremos algunos de los tumores más frecuentes en bebés, niños y adolescentes.

Hemangioma infantil
Es el tumor más frecuente en bebés menores de un año. Se presenta inicialmente como una mancha, “roncha” o “venitas” que posteriormente tiende a crecer rápidamente hasta formar una “bola roja”. Si bien es un tumor totalmente benigno y tienden a resolverse por sí solos, pueden causar ulceración, sangrado y deformidad; motivo por el cual es importante tratarlos a tiempo y no esperarse a que crezcan.

Granuloma piógeno
Es el más frecuente en niños y adolescentes, representando el 0.5% de los tumores cutáneos identificados en la infancia. Inicialmente puede aparecer como una “bolita rojiza o violácea” que crece rápidamente y tiende a sangrar con facilidad ya que su origen son los vasos sanguíneos, generalmente se localiza sobre en cabeza, cuello y los dedos de las manos. La causa es desconocida pero se ha asociado a golpes y/o picaduras de insectos previos. El tratamiento de elección debe ser por medio de un médico especialista, consiste en retirarlo por completo para evitar recidivas.

Pilomatrixoma

Es el segundo tumor cutáneo benigno más común de la infancia, y procede de las células de la matriz del folículo piloso. Inicia como una “piedrita” móvil debajo de la piel que puede ir creciendo muy lentamente. El tratamiento es quirúrgico, sin embargo no es mandatorio, y se debe individualizar el caso de cada paciente. Si el pilomatrixoma crece rápidamente y está en cara, por ejemplo, por cuestiones estéticas lo mejor sería quitarlo para evitar una cicatriz de mayor tamaño.

Quiste epidérmico
Son las tumoraciones quísticas de la piel más frecuentes en la población en general.

Normalmente se presentan como nódulos directamente debajo de la piel, regularmente tienen un punto central visible y se mueven libremente. El tamaño puede variar de pocos milímetros hasta varios centímetros de diámetro. Los quistes infectados y/o fluctuantes tienden a ser dolorosos, más grandes y rojos. El tratamiento en todos los casos es quirúrgico; el médico especialista es quien decidirá cual será el momento más apropiado para retirarlo.

Lipoma

El lipoma es el tumor que procede del tejido graso. Es poco común en los primeros años de vida, pero en la adolescencia puede presentarse más frecuentemente. Se presenta como un tumor blando e indoloro con piel superpuesta de color normal. Los lipomas múltiples se observan con mayor frecuencia en pacientes varones durante la adolescencia y la edad adulta temprana.

Los anteriores son algunos de los tumores más comunes en la infancia y todos los descritos son totalmente benignos. En la mayoría el tratamiento es el retiro por medio de procedimiento quirúrgico, sólo en el hemangioma infantil el tratamiento es médico y con terapia láser. Los tumores cutáneos en niños pueden ser el signo de alerta de enfermedades raras más complejas que deben identificarse a tiempo.

No dudes en acudir a consultar con un especialista ante una “bolita” de nacimiento o de recién inicio, si bien en su mayoría son beningnos algunos de ellos pueden tener repercusiones como deformación, o a mayor diámetro mayor longitud de la cicatriz. Busca a un experto y da un respiro.

Dra. Rocío Concepción Albores Arguijo
Pediatría – Dermatología Pediátrica
(CED. prof. 10374708)

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*