Alteraciones de las uñas por cosméticos

Las uñas son estructuras muy sensibles que se resienten debido a diversos factores, tanto externos como internos. Son laminillas que protegen los dedos y requieren esmerada atención, alimentación adecuada e higiene frecuente para mantenerse fuertes y libres de agentes que pudieran dañarlas.

Pintarse las uñas es una tradición muy antigua: Cleopatra lo hacía en rojo oscuro, Nefertiti en tono rubí y, en Grecia y Roma Antigua, las mujeres las lucían como símbolo de estatus social. Ahora se ha extendido a toda la población, sin diferencia de clases y no solamente en las mujeres, los hombres, principalmente adolescentes, lo hace cada vez más por moda, formando parte de preocupaciones estéticas.

Las alteraciones de las uñas por cosméticos son consecuencia de procedimientos cosméticos en las mismas, ya sea por el uso de sustancias o por la manipulación de los tejidos. Pueden estar afectados los pliegues periungueales, la matriz, el lecho y la lámina ungueal.

Alteraciones y daños de las uñas

  • El daño más frecuente es el cambio de color, sobre todo cuando se usan esmaltes oscuros.
  • El eccema (enrojecimiento) en los pliegues periungueales es secundario al uso de removedores de cutícula, barniz o quitaesmalte.
  • La onicolisis se desarrolla por daño al lecho ungueal, que puede producirse por traumatismo directo al limpiar el hiponiquio o por utilizar químicos para aplicar o remover las uñas.
  • El barniz puede producir alteraciones en la textura y color de la lámina. Cuando se aplican esmaltes de colores fuertes u oscuros, la uña tiende a tornarse amarilla. Se observa granulaciones cuando se reaplica el barniz sin remover el antiguo.
  • La manipulación de la cutícula (empujarla o cortarla) puede dañar la matriz, lo que se manifiesta en formas de líneas de beau (líneas transversales) u onicomadesis (desprendimiento de uña).
  • El uso de uñas postizas (porcelana) es muy agresivo y es muy fácil que fragilicen la uña, esto, principalmente, por el pegamento que se utiliza.
  • El uso de lámparas ultravioleta directo en las uñas provoca que pierdan brillo, se rompan con facilidad y se hagan más finas. Es por eso que se recomienda usarlo esporádicamente.
  • Si las vemos más amarillas de lo normal, lo mejor es dejarlas descansar, no pintarlas durante algunos días.

Existen aún algunos esmaltes para uñas que se consideran tóxicos que incluyen sustancias como formaldehído, acetona, tolueno, ftalatos etc. Por lo que es aconsejable buscar esmaltes que estén libres de estos químicos, ya que se consideran sustancias cancerígenas y peligrosas para mujeres embarazadas.

El tratamiento consiste en evitar manicuras constantes, se evita contacto con las sustancias nocivas y el daño por manipulación del aparato ungueal. Si hay alteraciones en la estructura se puede utilizar barniz transparente para evitar la deshidratación y ayudar a endurecer la lámina ungueal.

5 consejos para cuidar las uñas de los cosméticos

  1. Busca esmaltes que no contengan los 3 tóxicos mencionados.
  2. Retira el esmalte con quitaesmalte libre de acetona (seca y fragiliza la uña).
  3. Antes de aplicarte un nuevo esmalte, retira completamente el esmalte anterior.
  4. Aplica barniz transparente protector antes de aplicar el esmalte.
  5. No realizar manicure más de una vez a la semana.

Dra. Minerva Vázquez Huerta
Dr. Gabriel Huerta Rivera
Dermatólogo (Dec.4371252)
Derma Center
Dermatología Cirugía Cosmética Laser
Rubén Dario 1208 Col. Providencia
Tel: 12024416 / 12024414
dermacenterghenza02@hotmail.com
www.dermacentermx.com

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*