Cáncer de pene, factores de riesgo.

Cáncer de pene, factores de riesgo.

El cáncer de pene es un tumor maligno que aparece con poca frecuencia; es muy raro antes de los 50 años, la edad promedio de aparición es 65 años. Se desconoce la causa exacta que origina la enfermedad, sin embargo, se han identificado factores de riesgo para su aparición:

– Infección por virus de papiloma humano (por ejemplo, verrugas genitales).
El ADN del virus del papiloma humano (VPH) se puede identificar en 30 a 50 por ciento de todos los carcinomas de pene.

– Hombres que no han sido circuncidados.
Los hombres que no fueron circuncidados en la infancia, tienen el doble de riesgo de desarrollar cáncer de pene.

– Lesiones o erupciones crónicas que duran más de un mes o que se curan y vuelven a aparecer constantemente.
Por ejemplo, el liquen escleroso es una enfermedad inflamatoria que puede aparecer en el área genital y que se ha demostrado es un factor de riesgo para el desarrollo de cáncer de pene.
– Fimosis.
Ocurre por la formación de un tejido alrededor del pene que conduce al estrechamiento y a la incapacidad de retraer el prepucio sobre el mismo. Se asocia con un riesgo de cáncer de pene 7 a 10 veces mayor. Esto último puede estar relacionado al hecho de que la infección por VPH de alto riesgo es más común en hombres con fimosis.

– Infección por VIH.
El cáncer de pene es de cuatro a ocho veces más frecuente en los hombres infectados por el VIH. La razón de la asociación es incierta. Aunque la infección por VIH puede ser directamente responsable, también puede deberse a un mayor número de casos de infección por VPH.

– Exposición al tabaco.
El humo del cigarro puede aumentar la probabilidad de cáncer de pene al inhibir la función de las células del sistema inmunológico o de defensa. Además, el tabaco promueve la transformación maligna en otras situaciones de riesgo como por ejemplo infección por VPH o en casos de fimosis.

– Tratamientos médicos.
En algunas enfermedades, existen tratamientos en el área genital con terapia ultravioleta y agentes sensibilizantes a la misma, lo cual puede aumentar el riesgo de tumores en esta área.

– Esmegma.
Se trata de una sustancia producida normalmente por las glándulas del área. Aunque se ha demostrado que es cancerígeno en algunos animales, no está claro si es de riesgo en humanos o un factor independiente.

– Zoofilia.
En un estudio se concluyó que el sexo con animales se asoció con un riesgo dos veces mayor de cáncer de pene.

Es importante realizar una visualización y exploración completa del área genital, en caso de no tener la circunsición, es recomendable retraer periódicamente el prepucio para examinar la piel que está debajo.

Dado que el cáncer de pene puede tener múltiples tipos de presentación, es importante consultar a un médico ante cualquier lesión en el área genital para que se realice una valoración y diagnóstico oportunos ya que, en etapas iniciales, existe alta probabilidad de curación, así como de conservar el órgano y sus funciones.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*