Celulitis

¿Qué funciona y qué no?

La celulitis, también conocida por nosotros los Dermatólogos como lipoesclerosis nodular, dermopaniculosis deformans o adiposis edematosa, es un cambio desordenado de la estructura del tejido graso que se caracteriza por la herniación de la grasa dentro de las fibras colágenas, lo que da un aspecto de piel de naranja. Fue descrita por primera vez por los dermatólogos franceses en el siglo XV, quienes representaban elegantemente la enfermedad en sus pinturas. Este padecimiento afecta al 95% de las mujeres después de la adolescencia, por lo que el género representa un factor importante para tenerla; así como la genética y el estilo de la vida basado en dietas altas en carbohidratos y el sedentarismo.

Los tratamientos actuales carecen de pruebas sustanciales, a lo sumo, muestran mejoría leve y no se mantienen con el tiempo, es decir, son temporales. Sin embargo, algunas terapias son interesantes por su efecto inmediato y tal vez útiles en combinación con otros procedimientos. En primer plano, debemos pensar en la disminución de peso, con lo que se aminorara la cantidad de tejido graso, así como una dieta balanceada y el consumo de suficiente agua.  Alternativamente, en la actualidad, se encuentran las siguientes terapias:

Endermologie, técnica que combina masaje y succión; liposucción y lipoplastía con aspiración y corte, respectivamente, de los depósitos grasos.

Mesoterapia con inyección de sustancias que “disuelven la grasa” o realizan lipólisis.

Radiofrecuencia mono y bipolar que se basa en la generación de calor por rotación de moléculas líquidas con adipocitos.

Ondas ultrasónicas que provocan lisis de células grasas, nos referimos a la cavitación; carboxiterapia con dióxido de carbono, inyectable en el tejido celular subcutáneo que acaba con el oxígeno y provoca la muerte de este.

Láser de distintos tipos como erbium-YAG que coagula y compacta el colágeno evitando la salida de la grasa.

Criolipólisis que se basa en la cristalización del citoplasma lipídico o de las células grasas debida a congelación.

Así que, con todo este arsenal de terapias, concluimos que, el máximo beneficio se obtiene de la combinación de algunos de estos procedimientos basados en las necesidades de cada persona, por lo que es de vital importancia la orientación de tu Dermatólogo de confianza para decidir qué es lo ideal para ti; estando en el entendido de que todas las alternativas son temporales y adyuvantes, es decir, de ayuda. Para que con la multidisciplina de ejercicio, alimentación y vida sana, libre de tóxicos, alcances la meta de una piel sana.

Dra. Miroslava Zolano Orozco
Dermatóloga Certificada
Tel. 3671 – 0038 Cel. (33) 1109 – 8379
miros_derm16@hotmail.com

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*