Cuidado de la piel en verano

El verano apenas inicia y, a menos que tengas en mente permanecer en áreas interiores en estos hermosos días de sol, es conveniente que consideres tomar algunas recomendaciones en relación al cuidado apropiado para tu piel.

Cuidado de la piel en verano

Recuerda que en esta temporada de visitas a playas y albercas, tu piel no es precisamente una capa protectora que debiera decorarse con un llamativo bronceado. Tu piel realiza múltiples funciones indispensables para el organismo y cuando ésta se daña o maltrata, dichas funciones pueden verse estropeadas y, con esto, también tu salud.

Al día de hoy, de acuerdo a las estadísticas de la Academia Americana de Dermatología, una de cada cinco personas de piel clara desarrollará cáncer de piel en algún momento de su vida. Además, la exposición prolongada a luz ultravioleta predispone a la formación de catarata, siendo así que más de 20 millones de americanos mayores de 40 años sufren de este padecimiento según el Instituto Americano Nacional del Ojo.

La intensidad de la radiación ultravioleta varía según las estaciones. Los meses de otoño, invierno y primavera ofrecen entre el 20% y 30% de la radiación que una persona adquiere en un año, y el resto se alcanza en los meses de verano. Y mientras estos destructivos rayos de sol se pueden sentir sensacionales bajo la playa, los efectos de estos pueden no ser del todo agradables con el tiempo.

La piel acartonada y seca, las arrugas y algunas manchas son algunos de los signos que se presentan por daño solar acumulado y, en gran medida, es por eso que las áreas del cuerpo más cubiertas por las prendas de vestir tienden a tener mejor apariencia general y textura.

Datos útiles

La mejor forma de prevenir estos problemas es mediante el bloqueo de los rayos de sol durante el día, especialmente entre las 11 y 15 horas, incluso cuando esté nublado o lloviendo. Los rayos de luz ultravioleta penetran las nubes, la humedad y la niebla, además de que existen algunas superficies que la reflejan aún y cuando no la sintamos como son la nieve (80%), arena seca (17%) y espuma de agua de mar (25%).

Por tanto, ya sea que tu mayor preocupación para este verano sea el conservar una piel saludable o el lucir una piel hermosa, es bueno que tomes en cuenta las recomendaciones para el cuidado de tu piel en esta temporada.

Recomendaciones

  1. Reduce la exposición solar durante las horas centrales del día. Existe radiación significativa desde las 8:00 am hasta las 7:00 pm, sin embargo, hay que poner especial atención en las horas del mediodía (entre 11:00 am y 3:00 pm).
  2. Busque la sombra. En horas centrales del día, la sombra puede llegar a reducir hasta el 50% de la radiación ultravioleta.
  3. Utilice prendas de protección. Que éstas cubran la mayor parte del cuerpo cuando sea posible. Con textiles que tengan mayor celulosa (el poliéster ofrece mayor protección que el algodón y, a su vez, la lycra mayor protección que el poliéster.). Que sea preferentemente de materiales permeables para evitar la sobrecarga térmica y evitar colores oscuros (verde oscuro, gris, azul, entre otros).
  4. Póngase un sombrero de ala ancha para proteger los ojos, la cara y el cuello. La región posterior del cuello, las orejas, y el cuero cabelludo en personas con escaso cabello son áreas de importante afección solar y difícil protección. Asegúrese que el sombrero o sombrilla que utilice sea apropiado.
  5. Protéjase los ojos con gafas de sol. Las gafas deben tener un diseño envolvente o tener paneles laterales. Deben especificar en su etiqueta que cuenten con protección contra radiación ultravioleta y, de preferencia, que su material no impida la discriminación de colores.
  6. Utilice protector solar de amplio espectro. Elija un factor de protección solar (FPS) mayor de 15; preferentemente, entre 30 (protección media) y 50 (protección alta). No existe fundamento científico que avale mayor protección a medida que se aumenta la numeración del FPS después de 50. En áreas de exposición solar, éste debe reaplicarse cada 3 horas y, si hay superficies reflejantes, cada hora.
  7. Evite las camas solares. El bronceado de la piel es una respuesta ante la agresión y el daño de la radiación UV. El color bronceado va desapareciendo gradualmente, sin embargo, el daño producido en las células de la piel permanece y se va acumulando. Se ha comprobado en varios estudios que el riesgo de sufrir un cáncer de piel aumenta un 20% en las personas que usan las camas solares para estar bronceadas.
  8. Es importante proteger a los bebés y niños de corta edad. La piel de los niños es más delgada, sensible y propensa a quemaduras. La exposición frecuente a la radiación UV y las quemaduras solares sufridas durante la infancia y la adolescencia constituyen un importante factor de riesgo de cáncer de piel.

Mitos y realidades

Mitos

  • “El bronceado te protege del sol”
  • “En días nublados no te quemas”
  • “Estando en el agua no te quemas”
  • “El protector solar permite tomar el sol mucho más tiempo”
  • “Si realizas descansos periódicos al tomar el sol no te quemas y es menos nocivo”
  • “Si uno no siente el calor de los rayos del sol no te quemará”

Realidades

  • Un bronceado intenso en personas de piel clara sólo ofrece una protección escasa, equivalente a un FPS de alrededor de 4
  • Hasta el 80% de la radiación UV solar puede atravesar las nubes poco densas. La neblina de la atmósfera puede incluso aumentar la exposición a la radiación UV
  • El agua proporciona una protección mínima contra la radiación UV. A medio metro de profundidad en el agua la intensidad de la radiaciónUV es aún del 40% de la existente en la superficie. Los reflejos del agua pueden aumentar la exposición
  • Las cremas de protección solar no deben utilizarse para aumentar el tiempo de exposición al sol, sino para aumentar la protección cuando la exposición es inevitable
  • La exposición a la radiación UV se acumula a lo largo del día
  • Las quemaduras solares se deben a la exposición a rayos UV imperceptibles. El efecto térmico se debe a la radiación infrarroja del sol y no a la radiación UV

**Basado en las recomendaciones conjuntas de la Organización Mundial de la Salud, la Organización Meteorológica Mundial y la Comisión Internacional de Protección contra la Radiación no Ionizante.


Dra. Mildreth Amelyn Cid Garza
(CED. 5599043)
Cel. 8111846608
mildrethcid@gmail.com

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*