Cuidados del pie diabético

Una persona con diabetes puede desarrollar una herida o úlcera de pie diabético con un 15-25% de probabilidad y la obesidad, hipertensión y el tabaquismo multiplican por 4 la posibilidad de desarrollar éstas heridas.

Las úlceras de pie diabético son la primera causa de hospitalización en personas con diabetes y la amputación de la extremidad (mayor o menor) es su principal complicación.

El 85% de amputaciones que se realizan están directamente relacionadas con las heridas de pie diabético.

90% de todas las úlceras son curables, mediante una atención adecuada, basada en un enfoque multidisciplinario.

Los cuidados y consejos de prevención son esenciales, después de curar la primer úlcera, el 50% de los casos vuelve a aparecer en un periodo de dos años y en un 70% en 5 años.

Síndrome de pie diabético

Nuestros pies están sometidos a un trabajo continuo; soportan peso, calzado inadecuado; necesitan de una buena circulación sanguínea, así como percibir bien las sensaciones y un correcto apoyo al caminar.

En las personas con diabetes, los vasos sanguíneos se hacen más estrechos, reduciendo el flujo sanguíneo, se deterioran los nervios, la sensibilidad y se altera la anatomía del pie.

Esto es lo que se conoce como “Síndrome de pie diabético”; predispone a la persona a padecer heridas o úlceras que son de lenta y difícil curación.

Incluso sin presentar úlcera, el pie de una persona con diabetes siempre tendrá alto riesgo si además padece otros factores de riesgo como: falta de sensibilidad, mala circulación sanguínea o presencia de deformidades en sus pies.

Cuidados para seguir en casa:

Aspecto de los pies

• Inspeccionar los pies a diario

(En caso de dificultades visuales, apoyarse de un espejo o de otra persona) Buscar si hay rozaduras, cortes, “callos”, sequedad, ampollas o durezas. Estar alerta ante “juanetes” u otras deformidades de la piel.

• Uñas

Si son en su mayoría de color oscuro, de aspecto laminar o engrosadas, pueden indicar una infección.

Vigilar  cambios de temperatura y del color de la piel

Un pie frío, azulado o pálido puede indicar mala circulación; y un aumento inusual  temperatura o enrojecimiento puede tener relación con la inflamación de la zona o incluso una infección.

En caso de presentar algún cambio acudir a consulta con tu médico especialista para iniciar un manejo oportuno.

• Higiene

Lavar los pies todos los días no más de 10 minutos.

Usar agua tibia, con jabón neutro, secando bien  entre los dedos aplicando presión y  sin frotar.

• Evitar  cortar las uñas

Limar con lima de cartón, como mínimo una vez por semana. No utilizar cuchillas o productos irritantes.

No abrir ampollas ni cortar cutículas. En caso de callosidades, acudir al médico ó podólogo (previa autorización médica) para manejo de éstas.

• Aplicar crema hidratante, pero nunca entre los dedos.

La primer barrera protectora del pie es la piel, mantenerla sana e hidratada, sobretodo en pies secos y agrietados ayudará a prevenir heridas e infecciones.

• Calzado

Revise el interior del calzado antes de ponérselo y realice un cambio diario de calcetines

Que no aprieten demasiado, sin costuras ni tejidos sintéticos.

• Zapatos cómodos

Usar zapatos nuevos gradualmente. Evitar tacones altos y acabados en punta.

• Usar plantillas a la medida

Si su médico le comenta que su forma de apoyar el pie es incorrecta, debe utilizar plantillas a medida.

NUEVOS HÁBITOS

• No caminar descalzo

Ni en la playa ni en casa, especialmente por superficies calientes.

• Ni frío ni calor

No usar mantas eléctricas, bolsas de agua caliente o hielo en contacto con los pies.

Evitar exposición solar, usar calcetines por la noche si siente fríos los pies y nunca secar los pies con secador de pelo.

• Realizar ejercicio

Se debe practicar con frecuencia, salvo contraindicación médica.

• Dieta equilibrada

Comer sano, controlando rigurosamente los niveles de glucosa.

*recordar que un diagnostico precoz  es lo más importante, ante cualquier primer signo o síntoma acudir al médico especialista.

Cuidados de úlcera o herida en pie diabético

Tome el medicamento adecuado, prescrito por su médico. Mantenga una alimentación sana. Deje de fumar, si lo hace. Exploraciones médicas habituales.Su médico comprobará si padece algún tipo de falta de sensibilidad en sus pies mediante sencillas exploraciones indoloras.


Dra. Iara Stephanie Zaldo Rolón
MÉDICO CIRUJANO
(CED. PROF. 9367780)Dermacenter

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*