Enfermedad renal crónica: 5 signos de advertencia que aparecen en tu piel.

La enfermedad renal crónica conlleva una disminución en la función y capacidad de los riñones para la filtración y mantenimiento del equilibrio químico de la sangre, así como, la producción de hormonas y regulación de los principales electrólitos en el cuerpo.

Los siguientes 5 signos en la piel que pueden ser indicativo de una función deteriorada severa de los riñones:

PRURITO
Se refiere a la sensación de picazón y necesidad de rascado constante. En efecto, la picazón de la piel es una sensación incómoda y molesta que se traduce en la necesidad de rascado, es frecuente en adultos mayores, ya que la piel, tiende a secarse más con la edad; aunque, puede estar asociada a enfermedades sistémicas, como la enfermedad renal crónica. La piel puede presentar enrojecimiento, parecer áspera o tener bultos o ampollas, y finalmente las zonas donde el rascado ha sido crónico, la piel puede estar engrosada, hinchada y elevada e incluso sangrar o infectarse.

ESCARCHA URÉMICA
Consiste de cristales de urea depositados sobre la piel que generan aspecto de descamación y algunas veces es pruriginosa. Se observa en general cuando, los niveles de nitrógeno de la urea son mayores a 250 a 300 mg/dl, incrementando la cantidad de urea acumulada en el sudor. Se observa en la cara, cuello y tronco, como cristales blanco-amarillentos que se disuelven rápidamente al contacto con el agua. La escarcha urémica sigue siendo un hallazgo típico en los pacientes con insuficiencia renal crónica terminal. El tratamiento de la escarcha urémica consiste en iniciar la terapia sustitutiva. Sin embargo, el uso de humectantes y emolientes, pueden contribuir a mejorar los síntomas asociados como prurito y sus complicaciones.

CALCIFILAXIS
Condición sistémica rara que conlleva una calcificación que involucra los vasos sanguíneos de pequeño y mediano calibre con subsecuente necrosis de la piel y del tejido adyacente, y que está asociada a una alta mortalidad. Clínicamente, se presenta inicialmente como un moteado violáceo purpúrico doloroso, típicamente en extremidades inferiores, que evoluciona a ampollas, necrosis y ulceración. El tratamiento es, la normalización de los niveles de calcio y fósforo, así como, los cuidados generales de la herida.

ENFERMEDAD PERFORANTE ADQUIRIDA
Se caracteriza por la presencia de elevaciones sólidas en la piel, umbilicadas altamente pruriginosas, con presencia de un tapón de queratina en su centro, principalmente en extremidades y menos común en tronco y cara. Estrechamente relacionada a diabetes mellitus, y falla renal en terapia de sustitución con hemodiálisis.

FIBROSIS NEFROGÉNICA SITÉMICA
La fibrosis sistémica nefrogénica, es una enfermedad rara que, afecta principalmente a personas con insuficiencia renal avanzada que reciben diálisis o no. La fibrosis sistémica nefrogénica puede parecerse a enfermedades de la piel, como la esclerodermia y el escleromixedema, y provoca el engrosamiento y oscurecimiento de zonas extensas de la piel. La fibrosis sistémica nefrogénica también puede afectar a los órganos internos, como el corazón, los riñones y los pulmones; además, puede causar un acortamiento incapacitante de los músculos y los tendones en las articulaciones (contractura articular). Para algunas personas con enfermedad renal avanzada, la exposición a determinados agentes de contraste que contienen gadolinio durante una resonancia magnética (RM) u otro estudio por imágenes ha sido identificada como un factor desencadenante de esta enfermedad. Gracias al reconocimiento de este vínculo, la incidencia de fibrosis sistémica nefrogénica ha disminuido considerablemente.

Para mayor información sobre estos y otros síntomas que pueden ser signos de advertencias de enfermedades del riñón, corazón u otros órganos, busca la valoración médica por dermatólogos certificados.


Dr. Manuel Soria Orozco

Dermatólogo

(CED. PROF. 8148410)
tel. 4441-112095

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*