Onicomicosis: nuevo tratamiento con láser de Nd: YAG Q-Switched

Se denomina onicomicosis a la infección por microorganismos fúngicos (hongos) en las uñas pudiendo corresponder a los dermatofitos, levaduras o mohos. El agente más frecuente es el Trichophyton rubrum en un 85% de los casos.

Esta enfermedad se observa en ambos sexos con un ligero predominio en el varón y más frecuente entre los 30 y los 60 años de edad, la prevalencia en la población general es del 10 al 30%. Los factores que predisponen son la edad avanzada, tabaquismo, diabetes, obesidad, uso de calzado cerrado, de plástico y en población especial como obreros, militares y deportistas; además se ha demostrado susceptibilidad genética.

A la exploración física observaremos onicauxis (engrosamiento de la uña), cambio de coloración amarillento o marrón, formación de estrías longitudinales, onicolisis (despegamiento).

El tratamiento convencional para onicomicosis consiste de antimicóticos tópicos, sistémicos, avulsión química y/o quirúrgica, y recientemente ha captado interés el uso del láser. Láser (en inglés, laser) proviene del acrónimo en inglés “luz amplificada por emisión estimulada de radiación”. Hay varios tipos de láser, cada uno con diferentes aplicaciones en medicina y particularmente en dermatología.

Se ha observado que la terapia láser posee una propiedad denominada “fototermólisis selectiva”, cuyo principio básico es la destrucción selectiva o específica de un objetivo (cromóforo), con daño mínimo o insignificante para los tejidos circundantes. Se ha observado fototermólisis selectiva en el tratamiento de infecciones fúngicas, esto bien puede ser porque la mayoría de los agentes causales de onicomicosis producen pigmentos que fungen como cromóforos para el láser de Nd: YAG Q-switched, siendo el negro para la longitud de onda de 1064 nm. y el amarillo para la longitud de onda de 532 nm. de dicho láser. Por otro lado los hongos son sensibles a temperaturas mayores de 55oC, lo cual se logra con la emisión de calor producida por este laser al impactar el rayo contra la uña.

Se han descrito varios protocolos de tratamiento pero siempre la adecuada combinación entre longitud de onda, intensidad, pulso y frecuencia serán determinantes en la eficacia del mismo. El láser de Nd: YAG Q-Switched fue recientemente aprobado por la FDA estadounidense para la mejoría estética en la onicomicosis, es decir, siempre se debe utilizar como complemento al tratamiento tópico y/o sistémico. La terapia combinada de láser y tratamiento convencional puede incrementar la eficacia terapéutica y disminución de efectos adversos.

Medidas para evitar onicomicosis:

  • Mantener el pie seco y ventilado.
  • Utilizar talco cuando se realiza deporte.
  • Mantener medidas de higiene básicas para tener las manos y los pies limpios.
  • Detectar alteraciones en las uñas de forma precoz (cambio de color, engrosamiento, deformación, despegamiento).
  • Evitar caminar descalzo en zonas con mucha humedad (baño, gimnasio, alberca).
  • Evitar compartir calzado con familiares o amigos, especialmente con aquellos que puedan tener onicomicosis.


Dr. Juan Basillo López Zaldo
Dermatólogo y Cirujano Dermatólogo
(DGP:7157462 ESP:10047697) UDG
Cel. 12024414
jlopezzaldo@gmail.com

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*