Verrugas plantares ¨Ojos de pescado¨

medical consultation at the removal of wart

Las verrugas plantares conocidas coloquialmente como ¨ojos de pescado¨, son crecimientos benignos (no cancerosos), frecuentes, de la piel que aparecen debido a la infección por un virus, denominado ¨Virus del Papiloma Humano¨. Hasta el momento se han descrito más de 120 tipos de este virus.

Se estima que afecta a un 7-12 % de la población general y a pesar de que puede presentarse en pacientes de cualquier edad, son los niños de edad escolar los más afectados. Hasta el momento se han descrito más de 120 tipos de este virus.

Esta infección se puede adquirir por el contacto directo o indirecto con superficies contaminadas con este virus, siendo las albercas, saunas, gimnasios y baños públicos una fuente frecuente de infección. El virus penetra a través de pequeñas fisuras en la piel y se ve favorecido en condiciones de humedad y maceración.Como cualquier enfermedad infecciosa este virus también puede transmitirse por el contacto con otra persona, sin embargo, no todas desarrollan verrugas al estar en contacto con el virus, se desconoce porque algunas personas tienen cierta predisposición a contagiarse y otras no. Incluso en la misma familia no todos reaccionan de la misma forma al contacto con el virus. Al penetrar en la piel el virus se aloja en la capa más superficial de esta y su crecimiento resulta en la formación de las verrugas.

Clínicamente las verrugas se observan como pequeñas protuberancias o engrosamientos de la piel que puede medir pocos milímetros, hasta más de un centímetro. Pueden ser del color de la piel o incluso mostrar algo de pigmento oscuro. Suelen ser asintomáticas, sin embargo, pueden llegar a causar molestia o dolor al caminar.

El diagnóstico es clínico y debe realizarse por un médico, los dermatólogos podrán auxiliarse mediante la dermatoscopia, una herramienta diagnóstica utilizada en consultorio.  Usualmente no será necesario realizar estudios complementarios.

La mayoría de las verrugas se pueden resolver sin tratamiento en un periodo aproximado de 2 años. Existe el riesgo de que durante este periodo las lesiones que no reciban tratamiento aumenten su tamaño, se hagan más abundantes y sintomáticas.

Actualmente, existen múltiples tratamientos, lo que indica que ninguno de ellos es altamente efectivo de primera instancia, por lo que es importante considerar que un solo procedimiento puede no ser suficiente y en algunos casos, puede requerirse de métodos combinados en lesiones resistentes. Desafortunadamente, no existe un tratamiento antiviral para prevenir el desarrollo de nuevas lesiones.

Dentro de las opciones terapéuticas existen preparaciones de aplicación tópica que tienen como objetivo destruir el tejido en donde se aloja el virus, estos procedimientos deben realizarse durante 2 a 4 meses, algunas pueden aplicarse en casa y algunas requerirán de aplicación en consultorio. Otras opciones son la destrucción de las lesiones mediante crioterapia, curetaje y electrodesecación.

El manejo será indicado por su médico iniciando por la opción menos dolorosa especialmente en niños.

Recomendaciones

No tratar de cortar o quemar por su cuenta.

Utilizar calzado cómodo.

No compartir calzado con otras personas.

Mantener pies limpios y secos.

Al acudir a lugares públicos utilizar sandalias y no andar descalzo.

No picar ni arrancar las lesiones ya que puedes expandir el virus.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*