Usos de la melatonina.

La melatonina trabaja en diversos órganos: ojos, médula ósea,  la piel, células del tracto gastrointestinal productoras de serotonina, cerebelo y el sistema inmune.

Los altos niveles de melatonina en sangre informan que es de noche a los órganos y tejidos.

En individuos sanos la producción de melatonina se inicia al oscurecer, alcanza el máximo entre las 24:00 y las 2:00-3:00h de la madrugada, sin relación con la fase de sueño.

La luz es el principal factor que regula la secreción de melatonina. Una exposición a la luz artificial, de madrugada, causa una completa inhibición de la secreción de melatonina durante el tiempo que dura.

La melatonina tiene un papel muy importante en efectos antioxidantes y antiinflamatorios; Actúa de manera antioxidante, neutralizando radicales libres procedentes del oxígeno y del nitrógeno, potencialmente dañinos para las células. Debido a esta propiedad puede interferir en los procesos de reabsorción ósea.

Papel antioxidante de la melatonina                                                                                              

Estudios ya han demostrado que es el mejor antioxidante endógeno que existe. Reduce los radicales libres que en su momento llevan al envejecimiento y muerte celular.

Así, si la melatonina reduce estos radicales bien podría retrasar el envejecimiento y por lo tanto prolongar la vida de las células y del organismo. Hasta hoy, es la única entre los oxidantes conocidos para proteger el ADN nuclear, no existen otros antioxidantes que puedan penetrar hasta el núcleo celular.

Los radicales libres que normalmente se generan en el organismo causando el envejecimiento de la célula y eventualmente su muerte. Sugiriendo que el daño oxidativo, pudiera ser la primera causa del envejecimiento y de las alteraciones neurodegenerativas presentes en enfermedades como Alzheimer y enfermedad de Parkinson, se apuesta por la melatonina como tratamiento para ambas enfermedades.

Melatonina y cáncer                                                                                                                                    

Ya en diferentes estudios epidemiológicos se ha demostrado que frena el crecimiento de diferentes tipos de tumores, aunque los resultados son poco consistentes inhibición sobre el crecimiento de algunos tumores in vitro.

Melatonina en la descompensación horaria

Alteraciones del sueño

El sueño y la vigilia son regulados por ritmos biológicos, como la secreción de melatonina y su correcto funcionamiento.

Existen factores externos que producen una alteración importante del ciclo sueño-vigilia, entre ellos el efecto jet lag, secundario al cambio del uso horario, que produce una desincronización interna tras modificarse la hora local. Se ha demostrado que la melatonina ha sido de gran utilidad en estos pacientes.

Hay otros trastornos del sueño como los producidos en personas con trabajos nocturnos y el síndrome hipernictameral que también pueden ser corregidos por el empleo de melatonina.

Síndrome de fase retrasada de sueño

Es una desincronización del ritmo del sueño, se desfasan dos o más horas del tiempo deseado para dormir, causando cambios en el horario de despertar. Los síntomas pueden iniciar en la niñez o en la adolescencia.

En adolescentes puede existir retraso del inicio del sueño, puede dormir muy tarde en relación al horario normal, pero si a éste se le deja dormir despertará espontáneamente a las 8-9 horas de iniciar su sueño, el clásico “búho” de la familia. Este síndrome parece reducirse de manera importante al reducir la latencia de inicio de sueño, hasta con una dosis única de melatonina.

En ancianos con insomnio, la melatonina ingerida 30 a 120 minutos antes de acostarse disminuye la latencia de inicio del sueño y dosis muy bajas nunca han sido tan efectivas como las dosis elevadas.

Trastornos del ritmo circadiano del sueño en personas ciegas                                             

La melatonina puede ayudar a mejorar estos trastornos en adultos y niños.

Esclerosis lateral amiotrófica

Enfermedad degenerativa de tipo neuromuscular. Se origina cuando unas células del sistema nervioso llamadas motoneuronas disminuyen gradualmente su funcionamiento y mueren, provocando una parálisis muscular progresiva de pronóstico mortal. En ella ayuda a prevenir el daño celular.

Depresión

Quienes no duermen en forma adecuada, se ha encontrado que la terapia con melatonina mejora en forma importante sus patrones de sueño.

Melatonina y la enfermedad de Alzheimer

Es la causa más común de demencia, caracterizada por disminución progresiva en la función cognitiva, pérdida de memoria y deterioro mental, dando lugar a modificaciones conductuales y una progresiva disminución de la autonomía. La administración de melatonina ha demostrado mejoría en la ritmicidad del ciclo circadiano y en la memoria de los pacientes con enfermedad de Alzheimer. Por tal motivo, se sugiere que la administración complementaria podría constituir una posible estrategia para el tratamiento preventivo y sintomático de esta enfermedad.

Autismo

Es la enfermedad más común dentro del grupo de trastornos del desarrollo. Se caracteriza por una escasa interacción social, problemas de comunicación verbal y no verbal, actividades e intereses gravemente limitados, inusuales y repetitivos. 50% de los niños con autismo muestran alteraciones en los patrones del sueño, se sugiere que estos cambios resulten de concentraciones de melatonina disminuidas en dichos niños, proponiéndola entonces como tratamiento coadyuvante.

Síndrome de Angelman

Trastorno genético con manifestaciones  neurológicas y conductuales. Aspecto de niño feliz, “síndrome de la muñeca feliz”. Éste se caracteriza por un retraso mental severo, retraso al caminar, temblores de las extremidades, ausencia del lenguaje, microcefalia y frecuentes crisis epilépticas, cara risueña con sonrisas y carcajadas frecuentes sin causa aparente. Estos pacientes pueden pasar la noche sin dormir y durante el día la fatiga y somnolencia son claramente manifiestas. Los problemas del sueño pueden aparecer a partir de los primeros meses de vida y persistir años.

La administración de una dosis de 0.3 mg de melatonina mejora la calidad del sueño y reduce la actividad motriz.

Parkinson, enfermedad (EP)

La segunda enfermedad neurodegenerativa después de la enfermedad de Alzheimer. Se caracteriza pérdida progresiva de dopamina. La muerte del 70% de neuronas, ocurre antes de que los primeros síntomas aparezcan, dificultando su diagnóstico y tratamiento temprano, de manera tal, que sólo terapias sintomáticas son utilizadas para restaurar el contenido de dopamina. El estrés oxidativo y la generación de radicales libres resultantes del deterioro pueden jugar un papel determinante en la explicación y progresión de la enfermedad. La ingesta de melatonina aumenta el sueño total y disminuye la actividad nocturna.

Desórdenes convulsivos en niños

La epilepsia es de los trastornos neurológicos más frecuentes. Está bien establecido que hay una estrecha relación entre el sueño y las crisis epilépticas. En pacientes con epilepsia del lóbulo temporal se han encontrado niveles bajos de melatonina. Se sugiere que la administración de un suplemento de melatonina podría restaurar sus niveles normales, con lo que se reduciría la posibilidad de aparición de la epilepsia y disminuiría los trastornos de sueño y el paciente mejoraría.

Fibromialgia

Enfermedad crónica y gran reto terapéutico. Se caracteriza por dolor musculo esquelético difuso, de curso crónico, con frecuencia asociado a una serie de co-morbilidades dentro de las que se incluyen fatiga, alteraciones cognitivas y del ritmo del sueño, síndromes psiquiátricos y síntomas somáticos múltiples como hipersensibilidad cutánea, síntomas urinarios, mayor sensibilidad al tacto, frío, a la luz, sensación de tumefacción en manos, espasmos musculares prolongados, debilidad en extremidades o síndrome del intestino irritable, que en algunos casos puede ser invalidante.

A pesar de que sea bastante atractiva la idea de un beneficio con terapia sustitutiva, la evidencia científica es pobre y los rangos de dosis por enfermedad no se encuentran estandarizados aún. La melatonina se encuentra disponible como suplemento, en general, en presentación de tabletas  para un consumo por vía oral.

A diferencia de muchos medicamentos para dormir, es poco probable la dependencia a la melatonina, la disminución a la respuesta luego del uso repetido (habituación) o experimentar un efecto de resaca. Antes de consumirla, con la finalidad de un mejor registro y dosificación según lo requiera consulte a su médico.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*