Skip to main content

Manifestaciones cutáneas de malignidades internas

By 20 septiembre, 2023Piel

Las manifestaciones cutáneas de alguna enfermedad maligna interna incluyen una amplia variedad de trastornos cutáneos no malignos que ocurren en asociación con la enfermedad maligna (dermatosis paraneoplásicas) y trastornos de la piel que representan la infiltración de células malignas en la piel debido a la diseminación metastásica, es decir a distancia, o regional de la enfermedad.

Algunas de estas manifestaciones en piel, pueden ayudar a dar datos de alarma o ayudar al diagnóstico de una neoplasia maligna interna, por lo que en ocasiones tu dermatólogo interrogará acerca de algunos antecedentes familiares o personales para dirigir el diagnóstico si es que se tiene la sospecha.

Algunas de las manifestaciones que pueden presentarse son las siguientes:

• Acantosis nigricans: Afección cutánea caracterizada por áreas oscuras y aterciopeladas en pliegues y dobleces del cuerpo.

• Papilomatosis cutánea florida: se caracteriza por el rápido desarrollo de lesiones similares a verrugas virales. Las lesiones suelen aparecer primero en el dorso de las manos, pero pueden extenderse y suelen tornarse pruriginosas (que otorgan mucha “comezón”). Clínicamente, las lesiones son indistinguibles de las verrugas asociadas al virus del papiloma humano (VPH), pero la biopsia lo descarta.

• Signo de Leser-Trélat: aparición explosiva de múltiples queratosis seborreicas (lesiones benignas en la piel) pruriginosisas acompañadas a menudo con una base inflamatoria, puede ser un signo siniestro de malignidad interna.

• Ictiosis adquirida: escamas prominentes parecidas a peces, relativamente grandes, adheridas a la piel; sin embargo, la descamación en la enfermedad adquirida también puede estar presente en las palmas y las plantas y en las flexiones de la piel.

• Queratodermia palmoplantar: engrosamiento de la piel de las palmas y las plantas de los pies.

• Eritrodermia: la eritrodermia o síndrome de eritrodermia exfoliativa se define como un enrojecimiento difuso y generalizado de la piel que puede afectar más del 90% de la superficie corporal.

• Pénfigo paraneoplásico: es una enfermedad mucocutanea autoinmune que cursa con vesículas (ampolla pequeña) y ampollas y que representa un subtipo de pénfigo extremadamente raro pero grave

Cambios en pelo y uñas.

Prurito (comezón).

El conocimiento de las dermatosis paraneoplásicas es valioso en el ámbito clínico, tanto para el médico como para el paciente. La presencia de hallazgos cutáneos inexplicables compatibles con un trastorno paraneoplásico puede indicar la necesidad de evaluar a un paciente en busca de una neoplasia maligna interna subyacente, sin embargo; es importante el contexto clínico de cada paciente ya que existe una variedad de trastornos cutáneos que pueden estar relacionados y existe más de una explicación para los trastornos de la piel.

La sugerencia es, que ante cualquier dato diferente que observes en tu piel, pelo o uñas lo ideal es acudir con tu dermatólogo certificado de confianza, el cual ante cualquier sospecha clínica podría solicitar estudios de sangre o alguna biopsia para confirmar o descartar la sospecha clínica.

Introduce to E-mail para descargar

Deja un Comentario