Alopecia y trasplante capilar con técnica de tira

La alopecia o calvicie como comúnmente se refiere a la pérdida de cabello, puede ser temporal o definitiva, general o parcial. La alopecia se evidencia clínicamente cuando la pérdida de cabello se cifra en un 50% o más y tiene su origen en distintas causas.

Ya en publicaciones previas hemos abordado la clasificación de las alopecias en cicatrizal (hay destrucción permanente de folículos) y no cicatrizal (los folículos son viables). Dentro de las alopecias cicatriciales encontramos: lupus cutáneo, liquen planopilar y foliculitis decalvante. En las alopecias de tipo no cicatrizal encontramos: alopecia androgenética, efluvio telógeno, alopecia areata y otras (infecciosas, déficit nutricional).

Resignarse a que la calvicie es algo hereditario e irreversible, afortunadamente ha quedado en el pasado. Si bien el detener la caída de cabello puede ser posible con tratamiento médico, en casos donde lo anterior se inicia de manera tardía existe la opción de realizar un trasplante de cabello.

Este procedimiento consiste en obtener cabello de la cabeza, de zonas que son resistentes a factores genéticos y hormonales, tal como la región de la nuca y zonas laterales; con esto el cabello trasplantado difícilmente se caerá.

Son dos técnicas principales de trasplante de cabello: 1) Trasplante de Unidad Folicular (FUT) o técnica de la tira y 2) Trasplante por Extracción de Unidades Foliculares (FUE).

En este artículo vamos a abordar exclusivamente la técnica de FUT. Esta técnica fue la primera en ser descrita; consiste en obtener un fragmento de piel de aproximadamente 2x10cm, de la región de la nuca, mismo que debe ser meticulosamente seleccionado para obtener cada unidad folicular ya sea de uno o más pelos completos, por personal capacitado, para posteriormente implantarse en zona deseada.

Cualquiera que sea la técnica de trasplante (FUE o FUT) se inicia con el diseño y tipo de trasplante, tomando en cuenta diversos factores, como edad, sexo, densidad y calidad del cabello. Luego se aplica anestesia local. Se hace la extracción de la tira en la zona donadora mediante incisión. En el caso de la tira hay que separarla con ayuda de un microscopio, sin trocear los folículos. Existen situaciones en las que se recomienda ya sea una técnica u otra, por lo tanto, ambas se seguirán utilizando dependiendo de cada caso en particular.

La correcta clasificación de las unidades foliculares es muy importante ya que es el momento en que se separan los cabellos, dependiendo sus características, pues algunos son especialmente útiles para ciertas zonas.

Por último, se implanta cabello por cabello en la zona receptora, este es el punto más importante del trasplante ya que se requiere de conocimientos de anatomía y un sentido artístico para poder ofrecer resultados naturales.

Para alcanzar un aspecto natural con un mínimo de efectos indeseados, será siempre recomendado realizarlo por médicos especialistas debidamente certificados y capacitados.

 

Dr. Juan Basilio López Zaldo
Dermatólogo y Cirujano Dermatólogo
(CED.prof.7157462 ced.esp.10047697)
Dermacenter
jlopezzaldo@gmail.com

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*