Skip to main content

Alteraciones de la vulva en pediatría

En las mujeres de edad pediátrica el área genital que incluye la vulva cambia con el transcurso de los años, con características únicas en una niña recién nacida, en la infancia precoz (1 mes a 4 años de edad), infancia tardía (5 a 11 años) y en las adolescentes (12 a 18 años).

A continuación se describirán las alteraciones vulvovaginales más frecuentes por edad de presentación.

Recién nacidas

En las niñas recién nacidas existen anormalidades en la forma y la función del área genital que se denominan como genitales ambiguos que se detectan en la exploración que realiza el pediatra o neonatólogo al momento del nacimiento de tu hija.

Infancia precoz

Sinequias vulvares: fusión o unión en cualquier porcentaje de los labios menores. A veces suele ser en un porcentaje considerable lo que evita que la orina salga con facilidad y producir infección de repetición.

Vulvovaginitis: inflamación de la mucosa vaginal y vulvar. Sus causas suelen ser una higiene inadecuada (tanto por exceso como por defecto), el uso de irritantes y las condiciones fisiológicas de la vagina de la paciente pediátrica, así como su cercanía a la zona anal (especialmente si hay diarrea). Los signos típicos de esta enfermedad suelen ser el enrojecimiento, el aumento de flujo (maloliente o no) y el sangrado. Las pacientes con vulvovaginitis suelen quejarse de dolor, molestía para orinar, quemazón y picor en la zona. Algunas condiciones como la dermatitis atópica pueden ocasionar también vulvovaginitis.

Cuerpos extraños: Las niñas suelen introducirse objetos en la vagina en su proceso de descubrimiento corporal. El cuerpo extraño más frecuentemente encontrado es papel higiénico, aunque se puede encontrar cualquier utensilio pequeño. Algunos de los signos son salida de flujo blanquecino o marrón maloliente.

Infancia tardía

Infestaciones: existen parásitos que migran de la región perianal hacia la vulva que causan inflamación y comezón.

Liquen escleroso: es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que suele afectar al área anogenital. Los síntomas más comunes son la comezón vulvar, el sangrado genital debido a fisuras cutáneas, la dificultad para evacuar y el estreñimiento. En ocasiones el rascado compulsivo puede ser confundido con masturbación.

Adolescentes

Suelen ocurrir también así como en la infancia precoz y temprana vulvovaginitis y el liquen escleroso, pero existen algunas otras alteraciones como en la forma del himen (membrana que puede permanecer intacta hasta la primera relación sexual), hay formas del himen que no permiten la salida de la menstruación y pueden ocasionar enfermedades.

Vitíligo: también puede ocurrir en la vulva de las niñas a cualquier edad y se manifiesta como manchas blancas.

Todo lo anterior requiere diagnóstico y tratamiento por especialistas de la piel en niñas como los dermatólogos pediatras, no dudes en buscar orientación y tratamiento adecuado.

Introduce to E-mail para descargar

Deja un Comentario