Enfermedades de las uñas más frecuentes en la infancia.

Enfermedades de las uñas más frecuentes en la infancia.

¡Las uñas nos hablan y dicen muchas cosas!

El pelo y las uñas son anexos de la piel, esto quiere decir que vienen de las mismas células progenitoras y que cumplen funciones específicas. Las uñas están hechas de queratina. Es la misma sustancia que usa el cuerpo para crear el cabello y la capa superior de la piel. Tenemos uñas en las manos y los pies incluso antes de nacer. Las uñas crecen lentamente; de hecho, crecen aproximadamente 2.5 mm por mes y en los niños dependiendo de la edad crecen más rápidamente. A esta velocidad, puede llevar entre 3 y 6 meses reemplazar una uña por completo. No necesitamos las uñas para sobrevivir, pero sí desempeñan un papel importante en nuestra vida ya que son un apoyo para las puntas de los dedos, los protegen de lesiones y nos ayudan a tomar objetos pequeños.

Las uñas pueden ser un indicador de la salud de una persona y, con frecuencia, una enfermedad afecta su crecimiento, por lo que es importante cuidarlas y vigilar datos que nos indicarían si algo anda mal en otra parte de nuestro cuerpo. Problemas comunes de las uñas en niños La mayoría de las veces, las uñas están rosas y sanas, pero en algunas ocasiones tienen problemas. A continuación se describen los más comunes: Hematoma subungueal (coágulo de sangre debajo de la uña): la mayoría de las veces se debe a una lesión por aplastamiento cuando se cae algo en las uñas de los pies o te machucas un dedo con un cajón. Es posible que aparezca un hematoma debajo de la uña y, a veces, la uña se cae. En el lugar crecerá una nueva. Muchos son solo levemente dolorosos. Algunos son muy dolorosos y punzantes. Estos necesitan que se libere la presión debajo de la uña. Un médico puede hacer un pequeño orificio en la uña para que salga la sangre. Esto puede aliviar el dolor y prevenir la pérdida de la uña.

Por otra parte existen nevos (lunares) en las uñas que pueden confundirse con un hematoma subungueal. Si después de tres meses persiste con el problema es mejor acudir con un médico especialista para descartar algún proceso maligno.

Padrastro: cuando una tira de piel muerta cuelga del borde de la uña. Si tiras de los padrastros (o pellejos) puedes lastimarte. Algunos de estos problemas, como una lesión leve en una uña o un padrastro, se pueden tratar en el hogar con la ayuda de los padres, pero las infecciones y las lesiones más graves de las uñas deben ser atendidas por un médico. Los signos de infección incluyen dolor, enrojecimiento, inflamación (hinchazón) y, tal vez, pus.

Onicocriptosis o uña encarnada: la uña se curva por debajo de la piel como una grapa o gancho y causa dolor y, en algunos casos, infección. Se presenta principalmente en adolescentes pero también en pequeñines menores de un año. Las causas pueden ser que la uña del pie generalmente se inserta en la piel con zapatos ajustados. El pequeño corte hecho por la uña permite que las bacterias entren en la piel infectándola. La esquina afilada de la uña enterrada sigue creciendo. Cuanto más profundo va, más doloroso se vuelve.

Onicodistrofia o deformidad de las uñas: cuando la uña no está lisa, como las uñas sanas. Las personas que se comen las uñas o se toquetean mucho las uñas pueden tener este problema, pero también puede ocurrir si una persona tiene una enfermedad que afecta a la uña.

Onicomicosis o infección por hongos dermatofitos: las uñas pueden estar infectadas generalmente por hongos que les gusta la queratina de las uñas. Si bien no es tan común en niños como en adultos, el uso de zapatos tennis y la convivencia de un niño con un adulto con onicomicosis puede producirla en la infancia. La uña cambiará su color a un tono amarillento o más oscuro. Es importante acudir con un especialista para identificar el agente causal mas común y dar tratamiento específico.

Otras: pueden crecer verrugas virales por debajo de las uñas y dañar su crecimiento. También puede haber perdida total de las veinte uñas secundario algún proceso infeccioso sistémico o por fiebre elevada, a esto se le llama onicomadesis. Qué tienen que decir las uñas No te sorprendas si tu dermatólogo observa las uñas de tu niño o te mira las uñas en tu próximo examen físico, aunque no tengas ningún problema con ellas. Las uñas de las manos ofrecen buena información sobre la salud general de una persona. Por ejemplo, cuando el médico presiona las uñas, está comprobando la circulación de sangre. Al verte las uñas, el médico puede ver cambios que quizás estén asociados con problemas en la piel, enfermedades pulmonares, anemia y otras enfermedades. ¡Las uñas nos hablan y dicen muchas cosas! El dermatólogo y dermatólogo pediátra son los médicos capacitados en diagnosticar y tratar enfermedades de las uñas, no dudes en consultar si observas algún cambio en tus uñas o en las de algún miembro de la familia.

Dra. Rocío Concepción Albores Arguijo
Pediatría – Dermatología Pediatrica
(CED. prof. 10374708)

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*