Cuidados de la piel en invierno «humecta tu piel».

Cuidados de la piel en invierno "humecta tu piel".

Durante el invierno las bajas temperaturas, la disminución de la humedad en el ambiente, la realización de baños frecuentes con agua extremedamente caliente, el uso de sistemas de calentamiento en áreas de trabajo y en el hogar ejercen un impacto negativo en la función de barrera de la piel resultando en una piel seca, por lo tanto es importante que durante esta época realicemos ciertos cambios en el cuidado de la piel.

 

Cuando una piel está seca se siente rasposa, incómoda, da comezón incluso puede arder, podemos observar enrojecimiento, presencia de escama fina, piel opaca y fisuras. Esto es secundario al aumento de la perdida de agua a través de la piel y el cambio en la composición de los lípidos (grasas) normales, haciendo que la piel sea menos tolerante al contacto con sustancias externas como climas secos, telas (lana), detergentes, perfumes, etc.

 

La piel de las mejillas y de las manos suele ser la más afectada al encontrarse más expuesta. Para mejorar la sensación de piel seca es importante seguir algunas recomendaciones:
• Realizar baños con duración maxima de 10 min.
• Utilizar agua tibia.
• Utilizar un limpiador suave libre de fragancia.
• Evitar el uso de estropajos o esponjas.
• Durante el baño aumenta la humedad del lugar cerrando la puerta.
• Al terminar el baño evita frotar tu piel para secarla.
• Aplica crema hidratante dentro de los primeros 10 minutos después del baño.

La sugerencia es utilizar cremas o ungüentos mas que lociones con uno o más de los siguientes ingredientes: dimeticona, glicerina, ácido hialurónico, ácido láctico, aceite mineral, lanolina, petrolato, ceramidas.

• Para las personas que viven en climas muy fríos se recomienda utilizar guantes al salir al exterior.
• Si tu piel ya se encuentra seca evita productos que contengan alcohol, alfa-hidroxiacidos, fragancias y retinoides.

En el mercado encontramos infinidad de productos que contienen ingredientes emolientes, oclusivos y/o humectantes. Los emolientes (glicol y estearato de glicerilo, esteres de soja) lubrican y suavizan la piel, los agentes oclusivos (vaselina, dimeticona, aceite mineral) forman una capa que retrasa la evaporación del agua, mientras que los humectantes (glicerol, ácido láctico, urea) atraen y retienen el agua. Por lo tanto el producto ideal será aquel que contenga uno o más de los ingredientes antes mencionados. La elección del agente humectante depende de las preferencias individuales. El agente ideal debe ser seguro, eficaz, económico y libre de aditivos, fragancias, perfumes y otros agentes potencialmente sensibilizantes (causantes de alergia). Dependiendo de qué tan seca se encuentre la piel, la frecuencia de aplicación puede variar entre 1 y 3 veces al día.

Aunque el uso de cremas hidratantes no requiere de una receta médica, existen reacciones adversas a estos productos que van desde sensación de picazón o ardor inmediatamente después de aplicarlas. Algunos ingredientes que pueden ser causantes de estos síntomas son: el ácido láctico, urea, conservadores como ácido benzoico, sórbico y el propilenglicol, hasta alergias a ingredientes como la lanolina. Por lo tanto si tienes piel seca durante el invierno sigues las recomendaciones antes mencionadas, si no mejoras con tu crema hidratante acude a tu dermatólogo para una evaluación.

Dra. Clara Madrid Carrillo
Dermatóloga
(CED. prof. 8968271)
Dermacenter
clara_x89@hotmail.com

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*