Importancia de las biopsias de piel

Importancia de las biopsias de piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo y sobre el cual pueden presentarse un sin número de padecimientos. Estos pueden ser tanto infecciosos causados por bacterias, virus u hongos como no infecciosos, entre los que se encuentran las inflamaciones originadas por alteraciones del sistema inmunológico o afección a la barrera de protección cutánea.

Sin embargo, la presentación clínica de estos padecimientos no es igual en todos los pacientes y, en ciertas ocasiones, no brinda los hallazgos completos que permiten al médico dermatólogo obtener mayor certeza diagnóstica.

Para estas situaciones, la biopsia de piel es el procedimiento sugerido para orientar o confirmar la causa de un padecimiento y brindar con mayor precisión un tratamiento. Este procedimiento puede también ser de alta utilidad en aquellos casos en los que clínicamente el diagnóstico es claro, pero se requiere de su confirmación histopatológica (visualización del tejido al microscopio), para iniciar algunos tratamientos de uso controlado o que requerirán un empleo prolongado.

El procedimiento de biopsia de piel consiste en retirar un fragmento pequeño de la piel afectada y mandarlo a estudiar con un patólogo o dermatopatólogo para que éste reporté lo que se observa a nivel celular en el tejido analizado y se corrobore que dichos hallazgos sean compatibles con el diagnóstico clínico emitido.

El tamaño y la cantidad de fragmentos a analizar pueden variar conforme al diagnóstico sospechado. Frecuentemente se requiere de uno a tres fragmentos de entre tres y cuatro milímetros cada uno (como referencia, el diámetro de un borrador de lápiz es de 5 mm).

El procedimiento consiste en lo siguiente:

  1. Selección del área (s) de piel a biopsiar.
  2. Aseo del área seleccionada y su piel de alrededor.
  3. Aplicación de un anestésico local inyectado en el área a biopsiar.
  4. Corte y retiro del fragmento de piel a analizar y colocación del mismo en formol (sustancia preservadora de tejidos).
  5. Cierre de la herida ya sea con colocación de un punto o dos de sutura, o si la herida es muy pequeña no requiere colocación de sutura.
  6. Cobertura de la herida con parche por las siguientes 48 horas para evitar infección.

En ocasiones, dependiendo de las comorbilidades médicas del paciente y el tamaño de la herida, el médico puede valorar indicar un analgésico y/o antibiótico por si se presenta dolor leve en el área de la biopsia.

Los resultados de los estudios pueden ser reportados en un par de semanas, pero en ocasiones, el médico dermatólogo puede iniciar un tratamiento parcial para el padecimiento, en especial, en casos donde haya importante dolor o comezón.


Dra. Mildreth Amelyn Cid Garza
Dermatóloga
(CED. 5599043)
mildrethcid@gmail.com


 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*