La obesidad predispone a tener problemas en la piel

La obesidad es el resultado de un desequilibrio entre la ingesta y el gasto energético. Este desequilibrio es frecuente a consecuencia de una dieta con alto

contenido energético, baja en bra, con incremento de bebidas azucaradas y una escasa actividad física. La OMS (Organización mundial de la salud) considera que un índice de masa corporal mayor de 30 es diagnóstico de obesidad, siendo normal entre 18.5 y 24.9.

Se ha convertido en un problema de salud pública en todo el mundo y representará uno de los principales retos a enfrentar en el futuro, es una expresión de los cambios del estilo de vida, debido al advenimiento de tecnología que facilita las actividades diarias, la reducción de espacios de recreación y la falta de interés por el deporte.

Los problemas en la piel y la obesidad están relacionados con una serie de efectos sobre la siología de la piel, incluyendo las alteraciones sobre la función de barrera, las glándulas sebáceas y la producción de sebo, las glándulas sudoríparas, vasos linfáticos, la estructura y la función de la colágena, la cicatrización de heridas, la micro y macro circulación, y la grasa subcutánea.

Algunos de los padecimientos de la piel cuando existe obesidad son:

Acantosis Nigricans

Se localiza principalmente en los pliegues (cuello, axilas, ingles) como placas hiperpigmentadas, gruesas, de aspecto aterciopelado. Se considera un marcador cutáneo de resistencia a la insulina e hiperinsulinismo en patologías como diabetes mellitus tipo 2 y el síndrome metabólico. Hay que evitar la fricción con estropajos y cepillos, ya que sólo aumentará la hiperpigmentación y puede dañar más la piel.

Fibromas Laxos

Los bromas laxos, conocidos vulgarmente como “verrugas”, son lesiones benignas de la piel que aparecen en los pliegues como cuello, axilas, debajo de los pechos, inglés y párpados. Su tamaño varía entre 2 a 5 mm de diámetro, pero pueden crecer incluso hasta más de 5 cm. Pueden ser hiperpigmentadas (obscuras) o tener el mismo tono de la piel, son asintomáticos con predisposición genética.

Insu ciencia Vascular Periférica

Se forman trayectos venosos en las piernas, que se pueden hinchar provocando un proceso in amatorio con una piel roja, caliente, dolorosa y llega a ulcerarse con una coloración obscura llamada dermatitis por estasis, cuando persiste este proceso in amatorio, las piernas adquieren un aumento de volumen permanente y la piel se hace más gruesa y se endurece, lo que di culta el aseo de los espacios interdigitales, favoreciendo la presentación de infecciones de repetición por la humedad, maceración, y las suras causando necrosis de grandes áreas y se puede hasta perder la extremidad.

Estrías

Las estrías son la atrofia cutánea más visible por el adelgazamiento y hundimiento localizado de la epidermis, con una variación de color violáceo, rosado o nacarado, siendo común en líneas de tensión del abdomen, glúteos, muslos y con menos frecuencia en la zona lumbar y los brazos. Estas lesiones son ocasionadas por la ruptura de bras colágenas (menor aporte nutricio y energético)

La obesidad aumenta la incidencia de infecciones cutáneas, que incluyen: intertrigo candidiásico, foliculitis, forunculosis e hidrosadenitis.

El cuidado de la piel en las personas obesas merece especial atención, no sólo porque los pacientes tienen enfermedades que son susceptibles a un tratamiento, sino también porque sufren un mayor número de problemas. Es importante señalar que las afecciones dermatológicas pueden mejorar si el paciente disminuye su peso, por lo ideal es visitar al especialista.


Dra. Minerva E. Vázquez Huerta
Médico cirujano y partero
(CED. prof. 9007429) Dermacenter
minivaz8@gmail.com

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*