Protección y volumen de labios

Protección y volumen de labios

Los labios son marcadores importantes de juventud, feminidad y belleza en el rostro femenino y son objetivos frecuentes de corrección o mejora estética en pacientes.

El uso de rellenos para mejorar el volumen de los labios es ahora uno de los procedimientos estéticos más comunes que se realizan en todo el mundo. Las mujeres jóvenes suelen solicitar el embellecimiento que, naturalmente, tienen una proporción armoniosa del labio superior e inferior  y una forma atractiva, y están buscando realzar el volumen de los labios. Las mujeres mayores, por el contrario, buscan el rejuvenecimiento para tratar los signos del envejecimiento recreando una forma y proporción juvenil. Como el proceso de envejecimiento es multifactorial, el rejuvenecimiento de los labios tiene varios objetivos que incluyen la disminución de las líneas de expresión; redefiniendo el arco de cupido y el borde del bermellón; disminuyendo la longitud del labio superior; y eversión del bermellón.

En la última década, la comunidad estética global ha experimentado importantes desarrollos, incluida la aparición de una multitud de técnicas, conceptos y productos especificados para la corrección de diversas deformidades en diferentes áreas del rostro. Se han utilizado varios tipos de inyectables para tratar los labios y las regiones periorales.

El consenso general en la literatura estética reciente sugiere que, a los efectos de la modificación de los labios, los tipos de relleno estimulantes del colágeno o permanentes (como el ácido poli-L-láctico, APLL o hidroxia- patita de calcio, HACa) no son adecuados, a diferencia de los productos abosorbibles como el ácido hialurónico (AH). Sin embargo, los rellenos de AH también difieren ampliamente en su composición molecular y propiedades, y no todos los productos de AH son adecuados para inyección en los labios. Debido a que los labios y las regiones periorales experimentan un movimiento constante, seleccionar un producto adecuado para esta área es crucial para lograr un resultado de apariencia natural.

Los profesionales también deben comprender las características y limitaciones de los rellenos, al mismo tiempo realizar técnicas adecuadas de inyección para minimizar los riesgos y obtener resultados óptimos. Los efectos secundarios más comunes incluyen hematomas, dolor, enrojecimiento, sensibilidad, hinchazón o resultado subóptimo. Se muestran dos ejemplos de pacientes tratadas en diferentes etapas de la vida con diferentes necesidades cada una.

Por benignos que sean estos tratamientos en la mayoría de los casos, incluso después de tratamientos repetitivos, es probable que el volumen excesivo o la frecuencia del tratamiento provoquen problemas que de otro modo se evitarían fácilmente, por lo que la evaluación por un especialista en esta área siempre es crucial.

 

Dr. Oscar Adán Velázquez Espinosa
Médico General
(CED. prof. 9242303)

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*