Skip to main content

Tricodinia

By 4 noviembre, 2021agosto 24th, 2023Pelo

El término tricodinia corresponde a la sensación urente y/o dolorosa de la piel cabelluda, ¿realmente existe?, la respuesta es sí, y es una causa relativamente común de consulta en enfermedades del cabello. Aunque no bien determinada su causa, se hipotetiza un contexto neuro inflamatorio mediado por neurotransmisores o mediadores químicos e inflamatorios de la piel cabelluda. El desafío es determinar la causa de este síntoma.

Lo más importante es determinar que la causa de esta sensación molesta y anormal de la piel cabelluda no se deba a un proceso inflamatorio que conlleve a una pérdida permanente del cabello.

Enfermedades como la alopecia frontal fibrosante y liquen plano pilaris presentan dentro de su cuadro clínico este síntoma. Estas dos enfermedades se caracterizan por la pérdida permanente del cabello, con una recesión de la línea frontal del cabello, es decir, se pierde el cabello que engloba el marco frontal del cabello e incluso de las cejas en el caso de la frontal fibrosante, o como placas sin cabello de presencia acerosa o abigarrada en la piel cabelluda. Ambas patologías son de las casusas más comunes de pérdida de cabello permanente en la actualidad, sobre todo en mujeres que inician con cambios hormonales como la menopausia.

Asociada al dolor de la piel cabelluda, pérdida del cabello, e incluso de las cejas, puede también acompañarse de la presencia de pápulas faciales (sobrelevaciones de la piel) de predominio frontal y en la zona de la sien, es decir, porciones laterales de la cabeza, e incluso pérdida de vello en otras zonas del cuerpo como lo son las axilas o zona genital. A mayor detalle y tras una exploración rigurosa por un médico especialista, se puede observar mediante la magnificación o con una lupa (dermatoscopia), la ausencia de aperturas foliculares que se traduce a una pérdida irreversible del cabello, inflamación de la piel peri adyacente, así como ligera escama que rodea los cabellos que aún persisten.

El diagnóstico temprano es la clave ya que no existe un tratamiento curativo, e incluso el trasplante capilar mejora temporalmente esta condición en enfermedades estabilizadas con tratamiento médico oral y tópico.

El objetivo del tratamiento en estos casos es detener la evolución de la enfermedad, que puede resultar deformante por la pérdida del cabello. Si bien se asocia a ciertos grupos de pacientes como previamente se a mencionado se desconoce la causa exacta; se ha hipotetizado el uso de químicos, cremas, e incluso de protectores solares en el disparador de la enfermedad, sin embargo, lo anterior no ha sido concluyente y mucho menos no se ha establecido su interrupción en la rutina diaria como prevención de cáncer de piel y envejecimiento prematuro en el caso del uso de protectores solares.

Pero no todo está perdido, existen causas no permanentes de pérdida de cabello asociadas a la tricodinia. Probablemente la enfermedad del cabello más comúnmente asociada a este rubro es el efluvio de telógeno. Esta enfermedad es una pérdida transitoria, temporal del cabello, por lo general derivado de un evento des- encadenante. Entre ellos se puede enlistar la lactancia, posparto, algunos medicamentos, estrés, enfermedades o incluso cirugías. Como se menciona con anterioridad, es transitoria, donde los cabellos que se perderían en el transcurso de 4 a 6 meses y se reemplazarían por cabello jóvenes o “nuevos”, se pierden de manera súbita y simultánea. Este es un proceso auto resolutivo que dura precisamente entre 4 y 6 meses en parar. Tu médico dermatólogo puede orientar tratamientos que puedan acelerar este proceso de recuperación enfoca- dos en fortalecer el crecimiento y sustitución del cabello perdido por cabello joven o sano.

En conclusión, el punto más importante es una evaluación integral por un médico especialista que determine la posible causa, e incluso valorar la toma de una pequeña muestra de la piel cabelluda para descartar procesos agresivos y permanentes; lo anterior con la finalidad de que reciba el mejor tratamiento posible. Tratamientos disponibles comercialmente como shampos o consumo de biotina no cuentan con la suficiente evidencia de que aporten una mejora significativa y mucho menos en enfermedades como las primeramente descritas.

¿Tienes alguna duda? ¿Qué te gustaría saber más al respecto? Contáctanos a través de nuestras redes sociales y háznos saber que más te gustaría saber sobre el tema. Si esta información te ha resultado útil puedes guardar la versión electrónica disponible en la aplicación de la revista o bien compartirla a alguien a quien le pudiese resultar útil.

 

Dr. Manuel Soria Orozco
Dermatólogo
(CED. PROF. 8148410)
tel. 4441-112095

Introduce to E-mail para descargar

Deja un Comentario