Quistes sinoviales

Quistes sinoviales

Es una tumefacción que contiene un líquido viscoso y que se desarrolla en la vecindad de las articulaciones.

Las localizaciones posibles de los quistes sinoviales son muy numerosas y pueden verse tanto en la periferia (miembros superiores e inferiores) como en una zona axial (columna, articulaciones temporomandibulares, articulaciones esterno y acromioclaviculares, etc.).

En la mayoría de los casos se trata de una tumefacción subcutánea redondeada, blanda, elástica, renitente y a veces de consistencia más dura, que provoca ligeras molestias durante los movimientos, que la pueden movilizar entre dos planos cutáneos. Los signos predominantes de los quistes sinoviales son el dolor y la tumefacción. El dolor, por lo general de características mecánicas, se agrava, e incluso se desencadena, por los movimientos o microtraumatismos repetitivos (actividades profesionales o deportivas de riesgo). La tumefacción es el motivo más frecuente de consulta, en especial en la muñeca, por motivos estéticos.

El diagnóstico se realiza por medio de exploración fisica en la consulta. Algunas exploraciones complementarias se realizan para descartar otros diagnósticos y confirmar la existencia de una formación quística (transluminiciencia, ecografía, resonancia magnética [RM], tomografía computarizada [TC], etc.)

Tratamiento

Tratamiento médico: la evolución siempre es benigna. En ausencia de molestias funcionales, la abstención terapéutica debe ser la norma. Si persiste de forma prolongada, alternando episodios de crecimiento y de regresión, la punción evacuación seguida de la inyección local de un corticoide puede ser eficaz.

Tratamiento quirúrgico: debe plantearse sólo si fracasa el tratamiento médico. Sin embargo, en caso de quiste doloroso, voluminoso y que limite la función, la existencia de un síndrome de compresión nerviosa de evolución prolongada, e incluso por motivos estéticos, puede proponerse su tratamiento. Aunque la recidiva es algo importante de mencionar en este tipo de lesiones, por lo que siempre debe de ir acompañado de un adecuado seguimiento por parte de un especialista.

 

 

Dr. Oscar Adán Velázquez Espinosa
Médico general
(CED. prof. 9242303)

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*