Vitaminas y minerales para el pelo

Los pacientes suelen preguntar sobre el papel de la suplementación de vitaminas y minerales en diversas enfermedades dermatológicas, sobre todo en la pérdida del cabello. Responder a esta pregunta resulta complejo debido a la gran cantidad de información científica. Hay varias razones para sospechar un papel importante de los micronutrientes en la pérdida del cabello. Los micronutrientes son elementos importantes en el ciclo del folículo del cabello.

En este breve artículo se resumen los hallazgos más relevantes encontrados en la última revisión científica realizada por dermatólogos referentes a nivel mundial en el estudio del cabello (HM Almoanna, AA Ahmed, JP Tstalis, A Tosti) de Arabia Saudita y los EEUU.

Vitamina D

La vitamina D es una vitamina liposoluble sintetizada en los queratinocitos epidérmicos, cuyos niveles séricos dependen de su activación enzimática a partir de su forma inactiva en piel y dieta. Hay una fuerte evidencia en que la vitamina D ejerce un papel antinflamatorio, efecto inmunorregulador, además de mantener niveles en sangre adecuados de calcio y fósforo. La deficiencia de vitamina D se ha asociado a ciertos tipos de pérdida de cabello como alopecia areata y efluvio del telógeno y se recomienda su suplementación en estos casos, así como en casos de la aparición de canas prematuras.

Vitamina C

O también conocido como “ácido ascórbico”, es una vitamina hidrosoluble derivada del metabolismo de glucosa. Es un antioxidante potente y previene el daño por radicales libres. Es crucial en pacientes con pérdida de cabello asociada a deficiencia de hierro (efluvio del telógeno), sin embargo, no hay información suficiente con respecto a la aparición de canas prematuras.

Hierro/Ferritina

La deficiencia nutricional más importante en el mundo es por hierro. Los niveles en sangre de ferritina (la proteína unidora de hierro) se consideran un buen indicador. Se recomienda una suplementación en pacientes con pérdida de cabello y deficiencia de hierro o niveles bajos de ferritina. De igual forma, se recomienda la realización de estudio para medir niveles de sangre en pacientes con encanecimiento del cabello prematuro y su suplementación.

Zinc

Es un elemento esencial que no puede ser generado por el cuerpo y debe ser suplementado a través de la dieta. Las principales fuentes de zinc en la dieta son pescado y carnes rojas, y su deficiencia puede estar asociada a un alto consumo de cereales, bajo consumo de carnes, o infantes en fórmula de leche. La información científica no es consistente sobre su estudio y suplementación, aunque se han asociado a niveles bajos de Zinc a alopecia areata.

Ácido fólico / vitamina B12

El complejo de vitamina B incluye 8 vitaminas hidrosolubles que son, tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina (B3), ácido pantotéico (B5), vitamina B6, biotina (B7), folato, y vitamina B12. Las dosis recomendadas de estas vitaminas se logran a través de una dieta balanceada, con excepción de la biotina que es producida por el cuerpo. Las deficiencias de riboflavina (B2), biotina, folatos, y vitamina B12 se han asociado a pérdida de cabello. En efecto, algunos estudios han sugerido que una adecuada suplementación de niveles de folatos y vitamina B12 se pueden asociar a una disminución en la progresión de ciertos tipos de pérdida de cabello como alopecia areata. Adicionalmente, la evaluación de niveles en sangre y suplementación esta indicado en el encanecimiento prematuro del cabello.

La decisión sobre qué pacientes con pérdida del cabello se puede beneficiar de una evaluación y suplementación de vitaminas resulta complejo, esto debido a que primero se debe establecer la causa de la pérdida del cabello y descartar patologías de carácter inflamatorio que tienen un curso más agresivo y de difícil manejo. Lo anterior depende del dermatólogo realizar un abordaje y normar una conducta terapéutica enfocada a cada paciente. 


Dr. Manuel Soria Orozco

Dermatólogo

(CED. PROF. 8148410)
tel. 4441-112095

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*