Mi hijo es albino que cuidados debo tener.

Mi hijo es albino que cuidados debo tener.

El albinismo oculocutáneo pertenece a un grupo de trastornos hereditarios congénitos (con los que se nace) y afecta a personas de todas las etnias, países y estratos sociales.

La melanina es una sustancia que produce el cuerpo y que da el color de la piel, del cabello y de los ojos; los pacientes con albinismo tienen poca o ninguna producción de este pigmento por lo que su piel, cabello y ojos son extremadamente claros.

Debemos considerar que al ser un trastorno que implica la piel, el pelo y los ojos deberán tenerse cuidados de los mismos ya que por la falta de pigmento tienen un aumento de factores de riesgo para desarrollar complicaciones. En este artículo nos enfocaremos en los cuidados de la piel.

Complicaciones en la piel

Las personas con albinismo tienen una piel muy sensible a la luz y la exposición solar. Se deben tener cuidados en todas las estaciones del año, así como desde el nacimiento hasta la edad adulta es importante tomar medidas para prevenir daños futuros.

Debido a la exposición solar se pueden presentar: pecas (efélides), lunares (nevos) con o sin pigmentación generalmente rosados, manchas grandes similares a pecas (léntigos), quemaduras solares e incapacidad para broncearse. La piel tiene memoria por lo que una sucesiva exposición pueden terminar en cáncer de piel al paso de los años.

Cuidados de la piel

• La piel debe lavarse con jabones suaves tipo syndet y no debe tallarse, deberán usarse únicamente las manos para limpieza.
• Utilizar cremas o emolientes libres de perfume o aromas, tres veces al día y se recomiendan de grado dermatológico para prevenir irritación.
• Se tiene que proteger la piel del sol de forma estricta, evitando horas de mayor intensidad de los rayos solares entre las 10 am y 4 pm.

Deben usarse medidas físicas: ropa de manga larga, pantalón, gorra, sombrero, sombrillas y medidas químicas; protectores solares adecuados para piel delicada, de amplio espectro que cubran contra rayos UVB y UVA, con factor de protección solar mayor a 50 y de grado dermatológico, dependiendo de la edad se decidirá por el más adecuado.

El fotoprotector debe usarse 20 minutos antes de la exposición y deberá aplicarse en todas las áreas del cuerpo que no estén cubiertas por ropa, además la reaplicación debe hacerse cada 3 horas para que no pierda su efectividad.

En muy raras ocasiones existen mutaciones genéticas donde el niño o la niña albinos pueden presentar hemorragias nasales, hematomas o infecciones crónicas que requieren atención inmediata y de urgencia puesto que está en peligro su vida.

Y en la mayoría de los casos deben recibir atención periódica para el seguimiento por especialistas oculares como los Oftalmólogos y especialistas cutáneos como Dermatólogo pediatra o Dermatólogo de forma que se puedan detectar a tiempo afecciones que pudieran afectar la función y por ende la calidad de vida del paciente.

 

Dra. Rocío Concepción Albores Arguijo
Pediatría – Dermatología Pediátrica
(CED. prof. 10374708)

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*