Skip to main content

Infecciones por micobacterias no tuberculosas ¿Qué son? y ¿Cómo se adquieren?

By 20 junio, 2022agosto 24th, 2023Piel

Las micobacterias no tuberculosas o micobacterias atípicas comprenden un grupo de bacterias saprófitas ambientales que podemos encontrar ampliamente distribuidas en la naturaleza: en el agua, suelo, plantas, animales (peces, monos, aves, etc) e incluso en material de cirugía. Éstas bacterias son capaces de producir infecciones en los seres humanos en cualquier órgano.

Cuando afectan la piel y los tejidos blandos (músculo o grasa) tienden a seguir un curso subagudo o crónico, es decir, las manifestaciones pueden tardar en aparecer semanas o meses. Éstos gérmenes no se contagian de una persona a otra directamente. Sin embargo, se pueden adquirir por cambios en el estilo de vida como tomar duchas frecuentes, exponerse a aerosoles contaminados con micobacterias, la reutilización de agujas en una misma persona, realización de pedicuras asocia- dos a baños de hidromasaje, mesoterapia (aplicación de sustancias para rejuvenecimiento, adelgazar, hidratar la piel, etc), cortadas con materiales punzocortantes, cirugías, acupuntura, tatuajes, pacientes con enfermedades crónicas como diabetes o bajo ciertos tratamientos que comprometen el sistema inmunitario.

Así mismo, ciertas ocupaciones laborales pueden au- mentar el riesgo de adquirir éstas infecciones, entre ellas se incluyen a trabajadores de la industria pesquera, manipuladores de productos del mar, propietarios de tanques de peces, trabajadores de tiendas de mascotas y la pesca.

No existe una forma específica que caracterice a las infecciones de la piel causadas por éstas micobacterias, entre las manifestaciones que pueden observarse se encuentran piel inflamada, roja, con o sin dolor, así como, fístulas, foliculitis, abscesos, nódulos, etc. Para tener un diagnóstico preciso deben obtenerse muestras a partir de las lesiones para hacerles pruebas específicas y aislar el microorganismo. Así mismo, el tratamiento es con combinaciones de determinados antibióticos dependiendo de cada caso y el estado de salud de la persona afectada. La duración del tratamiento suele ser prolongada (de 6 a 12 meses o incluso mayor tiempo).

Debido a que el diagnóstico y tratamiento de éstas infecciones no suele ser tan simple, a continuación, emitiremos una serie de recomendaciones para evitar en la mayor medida posible su adquisición en la piel. Tomar solo un baño por día con agua templada, en caso de requerir nueva ducha, hacerlo únicamente con agua (sin dermolimpiador). Para realizarse cualquier procedimiento quirúrgico o estético que implique punciones o inyecciones es de suma importancia acudir a estable- cimientos que cuenten con todas las medidas sanitarias y que sean operados por personal altamente capacitado en el área médica. En caso de trabajadores en tiendas de mascotas o actividades relacionadas con productos del mar utilizar guantes que prevengan cortaduras en la piel.

Si presentas alguna lesión que no se cure y esté relacionada con aplicación de mesoterapia, pedicuras, cirugías, acupuntura, tatuaje, traumatismo, etc lo ideal es acudir con un médico dermatólogo para su evaluación y tratamiento.

 

Dra. Begoña Macías Alonso
DERMATÓLOGA
(CED. prof. 8435201)

Introduce to E-mail para descargar

Deja un Comentario