Láser para cicatrices de acné

La mejor solución está al alcance de tu Dermatólogo

El acné es la enfermedad de la piel más común en el ser humano. Afecta tanto a hombres como a mujeres entre los 12 y los 20 años de edad, y hasta en un 10% puede persistir en la edad adulta.

En su origen influye la genética, alteraciones de la glándula sebácea, colonización de la bacteria Propionibacterium acnes y la presencia de andrógenos (hormonas que se elevan en la pubertad). Las áreas más afectadas  son la cara y el  tórax; sus manifestaciones consisten en una piel muy  grasa, presencia de comedones (barros), pústulas (espinillas), abscesos y pseudoquistes que dejan como secuela la formación de todo tipo de cicatrices que pueden dar origen a severos problemas psicológicos y estéticos en los paciente, los cuales generan repercusiones sociales y emocionales e incluso laborales, por la minusvalía estética que produce. Por ello, es indispensable un manejo oportuno y profesional.

Actualmente, en el manejo de las cicatrices de acné, se cuentan con diferentes alternativas. Cabe señalar que ninguna técnica logra la eliminación total de la cicatriz. Sin embargo, se puede lograr un porcentaje muy óptimo de mejoría, según la opción utilizada. Entre éstas se encuentran: la dermoabrasión, peelings, cirugía, rellenos y láseres; siendo el estándar de oro, el Láser CO2 fraccionado.

El láser CO2 fraccionado es una tecnología de punta que emite una energía a la dermis (capa profunda de la piel en donde se encuentran las fibras de colágeno y elastina) para generar una vaporización que trae como consecuencia la nueva remodelación de las fibras de colágeno, sin lastimar la epidermis (primera capa de la piel) como sucede en los peelings. Este láser provoca que las cicatrices se rellenen de colágeno nuevo y permite hacer verlas mucho menos profundas y dejar una piel más sana.

El tratamiento se lleva a cabo entre una y tres sesiones, según la severidad del cuadro; Es ambulatorio con anestesia tópica, es decir, sólo se coloca una crema que entume la piel 30 minutos antes del procedimiento. Cada sesión tiene una duración de aproximadamente 45 minutos.

El paciente percibirá un ligero enrojecimiento e inflamación posterior al tratamiento y hasta 48 horas después, más tarde observará un puntilleo ligeramente bronceado el cual se desvanecerá entre los tres y cuatro días posteriores. El paciente será  capaz de reincorporarse a su vida social entre los cuatro y siete días subsiguientes al tratamiento, sin presentar costras ni enrojecimientos prolongados.

El láser CO2 fraccionado es seguro y efectivo para la mayoría de tipos de piel, permite una recuperación rápida, es de máxima seguridad, de menor índice de complicaciones y devuelve, en la mayoría de los casos, una mejor autoestima al paciente que se somete a este excelente procedimiento.

Dra. Ileana E. Arreola Jauregui
Cirujana Dermatóloga
Tel. 1202 – 4414 / 1202 – 4416 Cel. (33) 3662 – 9302
dra.arreola@gmail.com

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*