Skip to main content

MICOSIS fungoide

La micosis fungoide (MF) es un tipo de cáncer cutá- neo. En este caso, se trata de un linfoma, en el cual cierto tipo de células, llamadas -células T-, abundan y trabajan de manera inusual. Es el linfoma cutáneo más frecuente, representa aproximadamente el 50% de todos los linfomas primarios cutáneos, sin embargo su causa específica es desconocida. Por lo general, es más común en hombres. La evolución de la enfermedad se caracteriza por pasar desde una fase inespecífica de manchas rojas, hasta la aparición de placas y, finalmente, tumores que parecen setas (un tipo de hongo) por lo que se le atribuyó el nombre de “micosis”, sin embargo, no se trata de una infección por hongos.

La enfermedad pasa por diferentes etapas o estadios, que son los siguientes:

1) Micosis fungoide en parches

La MF en parches se caracteriza por la presencia de parches y manchas rojas, asimétricas e irregulares, asociadas en ocasiones con zonas de leve “hundimiento” y muchos vasos de sangre. En esta fase por lo general no hay síntomas o hay poca comezón. Casi siempre, desaparecen de forma espontánea, sin dejar cicatrices. Esta fase puede durar años.

2) Micosis fungoide en placas

Los pacientes con MF en placas se caracterizan por te- ner placas bien definidas, que causan comezón, rojas o pardas, gruesas y con descamación. En esta etapa, gran parte del cuerpo se ve afectada y puede haber lesiones también de la etapa anterior (en parches).

Foto tomada de: Actas Dermosifiliogr. 2017; 108(3) :192-208

3) Micosis fungoide tumoral

En esta fase, se observan tumores cutáneos, también suele haber lesiones de las dos fases anteriores. Estos tumores, crecen hacia arriba y se observan como protuberancias de superficie lisa, de color marrón o rojo azulado, pareciendo “hongos”. Algunos pueden ulcerarse e infectarse.

Existen variantes menos frecuentes, dentro de las cuales, la más frecuente suele ser la micosis fungoide hipopigmentada. Esta se caracteriza por la presencia de manchas y placas hipopigmentadas (con disminución de color o blancas), además de atrofia cutánea. Es más frecuente en personas de piel morena y es una de las variantes más frecuentes durante la edad pediátrica, aunque también se ha descrito su aparición en pacientes adultos. Es de mejor pronóstico que la MF clásica, responde muy bien a tratamiento y las lesiones suelen repigmentarse tras el tratamiento.

Prevención

Hasta el momento, no se han establecido factores de riesgo específicos de la micosis fungoide, lo que dificulta su prevención. Como cualquier otro tipo de cáncer, se recomienda mantener un estilo de vida saludable, evitar el tabaco y la exposición a radiaciones. En caso de lesiones cutáneas, se recomienda asistir a la consulta dermatológica, con el fin de detectar de manera temprana la aparición de esta enfermedad.

Introduce to E-mail para descargar

Deja un Comentario