Skip to main content

Enfermedades de la piel por deficiencia de Zinc

El zinc, también escrito cinc (Zn), es un nutriente esencial para los seres humanos, que en cantidades normales genera bienestar y salud.

Este elemento se encuentra presente en la mayoría las células del cuerpo; principalmente en huesos, dientes, cabello, piel, hígado, músculo, glóbulos blancos y testículos. Participa fundamentalmente en la división y crecimiento celular como en el crecimiento líneal, la cicatrización de heridas y en múltiples funciones del sistema inmunológico.

Existen enfermedades donde está alterado el metabolismo del Zn, ya sea desde el nacimiento o adquiridas durante la vida.

Al ser un elemento escencial en el organismo su deficiencia tiene manifestaciones clínicas y la piel no es la excepción.

Un defecto heredado en la absorción de Zn ocasiona hipozincemia (disminución del Zn en la sangre) conocido como acrodermatitis enteropática, es una enfermedad que clásicamente se presenta durante la infancia o en el cese de la lactancia. Se caracteriza por la tríada de dermatitis, diarrea y alopecia. En la piel, la dermatitis de los niños con esta condición se presenta con boqueras, irritación alrededor de la boca, rozaduras del área del pañal, descamación de plantas/palmas y pérdida del cabello.

Por otra parte la deficiencia de Zn adquirida puede ser ocasionada por alteraciones en la mala absorción intestinal (enfermedad inflamatoria intestinal), fibrosis quística, alcoholismo, infección por el virus de inmunodeficiencia humana, cáncer, enfermedad renal crónica, enfermedades agudas graves estresantes (p. ej., sepsis, quemaduras, traumatismo de cráneo), etcétera.

Así como en los pacientes con la enfermedad heredada, quienes padecen de éstas situaciones adquiridas se presentan en la piel signos característicos de la deficiencia que incluyen: placas rojas que causan comezón que progresan a lesiones erosivas más gruesas o con ampollas, que comienzan en la zona peribucal y se extienden a las mejillas, también pueden aparecer en la región perianal y perivulvar, alrededor de las uñas y los dedos. Otra alteración frecuente es la pérdida de pelo llamada alopecia.

Por lo anterior, la valoración integral de tu médico es clave para el diagnóstico de la hipozincemia, el cual ante la sospecha solicitará exámenes de laboratorio para corroborar el déficit de Zn. Si padeces alguna de estas manifestaciones o alguien de tu entorno las tiene, no dudes en consultar con tu Dermatólog@ de confianza. Recuerda que la suplementación excesiva también puede ocasionar otras alteraciones, lo mejor es no automedicarse.

Introduce to E-mail para descargar

Deja un Comentario